Rusia ensaya una escafandra para trabajar en la superficie de Marte

  • Moscú, 20 mar (EFE).- Especialistas rusos ensayaron hoy una escafandra destinada para el trabajo de los astronautas en la superficie de Marte, informó hoy el Instituto de Problemas Biomédicos de Rusia (IPMB).

Moscú, 20 mar (EFE).- Especialistas rusos ensayaron hoy una escafandra destinada para el trabajo de los astronautas en la superficie de Marte, informó hoy el Instituto de Problemas Biomédicos de Rusia (IPMB).

El experimento estuvo a cargo de expertos del centro científico y productivo Zvezdá, que adaptaron para las condiciones del Planeta Rojo la escafandra Orlán, que actualmente emplean los cosmonautas rusos de la Estación Espacial Internacional durante sus caminatas.

El ensayo tuvo lugar en un recinto que imita las condiciones marcianas en el IPBM, dentro de los preparativos del experimento Marte-500, que simulará un vuelo tripulado a ese plantea y cuyo comienzo está previsto para finales de este año o principios de 2010.

Con ese fin, seis voluntarios permanecerán en un simulador un total de 520 días, el tiempo del viaje de ida y vuelta a Marte, más una estancia simulada de 30 días en la superficie marciana.

Dentro de los preparativos de ese simulacro, otros seis voluntarios, cuatro rusos, un francés y un alemán, ya se encerraron el pasado 31 de marzo en un módulo científico para participar en un experimento previo, Marte-105.

Salvo que haya una amenaza directa para su salud y vida, esos voluntarios, seleccionados por la agencia espacial rusa Roscosmos y la europea ESA, no podrán abandonar durante tres meses el módulo, que imita el interior de una estación espacial.

El experimento pone a prueba la capacidad de compatibilidad psicológica y la tolerancia de los integrantes de la tripulación y permitirá a los científicos estudiar día a día los efectos del aislamiento durante los vuelos cósmicos de larga duración.

Los voluntarios se comunican exclusivamente por radio con los especialistas que controlan la marcha del experimento, y las señales llegan con un retraso de veinte minutos, como durante un vuelo interplanetario real.

El viaje tripulado al Planeta Rojo es una meta ya establecida en los programas espaciales de Estados Unidos, Rusia, China y los países miembros de la ESA.

Algunos científicos rusos opinan que el primer vuelo tripulado ruso a Marte podría efectuarse ya en 2020, todavía sin descender a la superficie marciana, sino limitándose a estudiar el planeta con ayuda de aparatos automáticos controlados desde la órbita.