Un magnate de EEUU se dispone a hacer historia en el espacio

BAIKONUR, Kazajastán (Reuters) - El millonario estadounidense Charles Simonyi saldrá al espacio el jueves a bordo de un cohete ruso para hacer historia como el primer turista que hace el viaje espacial dos veces.

Simonyi, de origen húngaro, que acumuló la mayor parte de su fortuna desarrollando el software en Microsoft, despegará del cosmódromo de Baikonur, en la estepa kajaza, hacia mediodía y dos días después su nave se ensamblará con la Estación Espacial Internacional (EEI).

En Baikonur, en las áridas estepas del centro de Kazajastán, la intensa lluvia azotó con fuerza el liso y brillante cohete Soyuz, mientras los ingenieros ultimaban los preparativos antes del lanzamiento.

Simonyi, de 60 años, viajará al espacio junto al ruso Gennady Padalka y el astronauta estadounidense Michael Barratt.

"¡Charles! ¡Buena suerte!", gritó el numeroso grupo de amigos y familia, incluida su esposa sueca de 28 años Lisa Persdotter, cuando el trío salió de su hotel para dirigirse hacia la rampa de lanzamiento.

Simonyi, que pagó un total de 60 millones de dólares para su segundo viaje al espacio, parecía confiado cuando lanzó un beso a su mujer, envuelta en un abrigo de piel largo para protegerse del frío.

Simonyi ha dicho que colgará su traje espacial después de esta travesía.

"No puedo volar por tercera vez porque me acabo de casar y debo pasar tiempo con mi familia", explicó Simonyi durante una rueda de prensa horas antes del vuelo desde detrás de un cristal de partición hermético.

Se espera que Simonyi regrese a la Tierra el 7 de abril junto a Michel Fincke, comandante estadounidense de la actual expedición, y el ingeniero de vuelo ruso Yuri Lonchakov.

"Tiene un gran espíritu, está muy emocionado. Se siente un privilegiado de poder ir al espacio de nuevo", dijo Eric Anderson, presidente y consejero delegado de Space Adventures que organiza los viajes espaciales, a Reuters.

Rusia ha asumido el traslado de tripulaciones y material a la multinacional EEI desde que el transbordador espacial de EEUU Columbia se desintegró al regresar a la atmósfera en 2003, muriendo sus siete tripulantes.

Una fuente de la industria espacial rusa dijo a Reuters que dos turistas espaciales podrían viajar en 2011, pero no dio más detalles.

Space Adventures admitió que el negocio se ha visto afectado por la crisis mundial. "El número de millonarios se ha reducido a la mitad", dijo Anderson, añadiendo que sin embargo la demanda para los viajes espaciales parecía estar estable por ahora.

"Es algo a muy largo plazo", dijo. "Uno no se despierta un día y decide ir al espacio".