Aún usan terapias que "curan la homosexualidad" en Reino Unido

LONDRES (Reuters) - Uno de cada seiss terapeutas británicos dijo que habían intentado ayudar a pacientes homo y bisexuales a volverse heterosexuales, incluso pese a que la evidencia sugiere que este tipo de terapias pueden ser perjudificales, según un sondeo publicado el jueves.

Michael King del University College London, quien publicó sus descubrimientos en BMC Pyschiatry, dijo que el número de terapeutas que intentaron ayudar a una persona para que cambie de orientación sexual era sorprendente.

"Hay muy poca evidencia que muestre que intentar tratar los sentimientos homosexuales de una persona sea efectivo, y de hecho, puede ser perjudicial", dijo King en una entrevista telefónica. Un enfoque de este tipo podría provocar mayor ansiedad y confusión.

El sondeo mostró que un 17 por ciento de los terapeutas y psiquiatras que trabajan en Reino Unido ha buscado ayudar a sus pacientes a reducir los "sentimientos gay o lésbicos" a través de la terapia, dijeron los investigadores.

Tratar la homosexualidad como una enfermedad mental era más común en Estados Unidos y Reino Unido durante las décadas de 1970 y 1980, cuando la denominada terapia de "aversión" estaba de moda, agregó.

La Organización Mundial de la Salud eliminó la homosexualidad de su lista de enfermedades mentales en 1992, agregó.

"Estos tratamientos estuvieron muy de moda en las décadas de 1970 y 1980", afirmó.

"Ahora estamos hablando más sobre ayudar a los pacientes a controlar sus pensamientos, con el fin de reducir sus sentimientos homosexuales", apuntó.

El estudio de King mostró que algunos terapeutas ahora emplean estrategias más sutiles.

King y sus colegas consultaron a más de 1.400 terapeutas si intentarían cambiar la orientación sexual de sus pacientes en caso de que se le solicitara.

Sólo un 4 por ciento declaró que lo haría. Sin embargo, en respuesta a otras preguntas, uno de cada seis dijo que ya había intentado ayudar a los pacientes a controlar o cambiar su orientación sexual a través de distintas terapias.

Las razones dadas por los terapeutas en el estudio anónimo oscilaron desde sus propias perspectivas morales y religiosas sobre la homosexualidad a la ansiedad de los pacientes ante la discriminación, dijeron los investigadores.