Tres conductores ebrios sufren otros tantos accidentes de tráfico en un espacio de cinco horas de madrugada en Ourense

Ninguno resultó herido, pero dos de ellos triplicaron la tasa de alcohol máxima permitida y el otro la cuadriplicó

OURENSE, 22 (EUROPA PRESS)

La Policía Local de Ourense denunció hoy a tres conductores con edades comprendidas entre los 23 y los 31 años que circulaban en estado ebrio, después de sufrir otros tantos accidentes de tráfico en un espacio de cinco horas en la ciudad de Ourense. En ninguno de los tres siniestros hubo heridos, pero en las pruebas de alcoholemia los conductores triplicaron y cuadriplicaron la tasa máxima permitida.

Según informó hoy la Policía Local de Ourense, el primer siniestro se registró a las 00.59 horas en la calle Río Arenteiro. El conductor del turismo, J.G.R., de 31 años, circulaba en un Renault Megane, cuando perdió el control del mismo y colisionó contra otro vehículo que se encontraba estacionado.

El joven abandonó el lugar del accidente, pero una patrulla lo localizó en la carretera de la Granja, donde los agentes comprobaron que presentaba síntomas de embriaguez, por lo que lo sometieron a las pruebas de alcoholemia. En ellas, superó en más de tres veces la tasa máxima permitida y reconoció que estaba implicado en el accidente de la calle Río Arenteiro, por lo que fue denunciado por la Policía Local.

El segundo siniestro se registró a las 3.54 horas a la altura del número 47 de la Avenida de Portugal en Ourense. La Policía Local tuvo conocimiento de que un turismo modelo Ford Courier había colisionado contra una señal de tráfico y el portal de un inmueble, por lo que una patrulla policial se trasladó hasta el lugar.

Los agentes identificaron al conductor del turismo como S.N., de 31 años y natural de Rumanía, que cuadriplicó la tasa de alcoholemia máxima permitida.

CHOQUE CONTRA SEÑAL

El tercer accidente de tráfico se produjo en torno a las 5.58 horas a la altura del número 55 de la Avenida de la Habana, cuando un joven conductor, J.A.C., de 23 años, se salió de la vía y posteriormente colisionó contra una señal de tráfico.

Una patrulla policial se trasladó hasta la zona y comprobó que el conductor presentaba síntomas de embriaguez, por lo que lo sometió a las pruebas de alcoholemia, donde triplicó la tasa máxima permitida.