ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: Los investigadores encuentran restos de un segundo fallecido entre los escombros de Alcanar

Un asteroide podría haber matado a los dinosaurios antes de lo que se creía

(Blank Headline Received)

(Blank Headline Received)

CABO CAÑAVERAL, Florida (Reuters) - Los dinosaurios se extinguieron unos 33.000 años después de que un asteroide impactara con la Tierra, mucho antes de lo que pensaban los científicos, y esta podría no haber sido la única causa de la extinción, según un estudio.

El clima de la Tierra podría haber estado en un punto de cambio cuando un gran asteroide impactó contra lo que ahora es la península del Yucatán en México y precipitó el enfriamiento de las temperaturas que acabaron con los dinosaurios, dijeron investigadores.

El tiempo que pasó entre la llegada del asteroide, que dejó un cráter de 180 km de anchura cerca de Chicxulub, México, y la muerte de los dinosaurios se pensaba que era de 300.000 años.

El estudio, basado en técnicas de fechado radiométricas de alta precisión, dijo que los hechos ocurrieron con una diferencia de 33.000 años.

Otros científicos habían cuestionado si los dinosaurios murieron antes del impacto del asteroide.

"Nuestro trabajo básicamente pone un clavo en ese ataúd", dijo el geólogo Paul Renne, de la Universidad de California Berkeley.

La teoría de que la extinción de los dinosaurios hace unos 66 millones de años estaba relacionada con el impacto de un asteroide se propuso por primera vez en 1980. La mayor prueba era el denominado cráter de Chicxulub, en la costa del Yucatán.

Se cree que lo causó un objeto de 9,6 km de ancho que derritió la roca cuando impactó contra el suelo, llenando la atmósfera con los restos que finalmente llovieron sobre el planeta. Las esferas vidriosas conocidas como tectitas, el cuarzo impactado y una capa de polvo rico en iridio todavía se encuentran en todo el mundo.

Renne y sus colegas volvieron a analizar tanto la fecha de extinción de los dinosaurios como la formación del cráter y hallaron que ocurrieron en un espacio temporal mucho más estrecho de lo que previamente creían. El estudio revisó tectitas de Haití, vinculadas con el lugar de impacto del asteroide, y cenizas volcánicas de la Formación Hell Creek de Montana, fuente de muchos fósiles de dinosaurios.

NUEVA TÉCNICA DE FECHADO

"Los datos previos que teníamos (...) en realidad decían que (las tectitas y la ceniza) eran distintas en edad, que diferían en unos 180.000 años y que la extinción ocurrió antes del impacto, lo que finalmente impediría una relación causal", dijo Renne, que estudia las relaciones entre las extinciones masivas y el vulcanismo.

Él y sus colegas estaban comparando una nueva técnica para fechar acontecimientos geológicos cuando se dieron cuenta de que había una discrepancia - el denominado 'límite K-T' - en el intervalo de tiempo geológico entre los periodos Cretáceo y Paleontológico cuando murieron los dinosaurios y la mayoría de otra vida de la Tierra.

"Me di cuenta de que había mucho espacio para la mejora. Incluso aunque mucha gente había sellado sus opiniones sobre si el impacto y las extinciones eran sincrónicos o no, básicamente estaban ignorando los datos existentes", dijo Renne.

El estudio, publicado en Science, resuelve la incertidumbre que existe sobre el tiempo relativo de los hechos, destacó Heiko Pälike, del Centro de Ciencias del Mar de la Universidad de Bremen, en Alemania.

Renne no cree que el impacto del asteroide fuera la única razón para la muerte de los dinosaurios y afirma que los ecosistemas ya estaban en estado de deterioro debido a una erupción volcánica importante en India cuando cayó el asteroide.

El asteroide "suministró el golpe de gracia para la extinción final", dijo Renne, que agregó que la teoría era especulativa, pero respaldó los vínculos previos entre los eventos de extinción masiva y las erupciones volcánicas.

Alrededor de un millón de años antes del impacto, la Tierra experimentó seis cambios abruptos en su temperatura de más de dos grados anuales, según una investigación citada por Renne y sus coautores.

Los cambios de temperatura incluyen una variación de entre 6 y 8 grados que ocurrió 100.000 años antes de la extinción.

"Las breves presiones frías en al Cretáceo tardío, aunque no necesariamente de extraordinaria magnitud, fueron particularmente estresantes para un ecosistema global que estaba bien adaptado al duradero clima de invernadero del Cretáceo precedente. El impacto de Chicxulub entonces provocó un revés decisivo a los ecosistemas", dijeron Renne y sus coautores en Science.