Un vídeo guardado durante 26 años muestra la tragedia del Challenger en Super 8


Era la mañana del 28 de enero de 1986. La misión 51 del programa de transbordadores espaciales estadounidenses, a cargo del Challenger, estaba a punto de despegar. Algunos afortunados esperaban el momento cumbre cerca de Cabo Cañaveral, en Florida. Otros seguían en vivo y en directo la transmisión televisiva.Jeffrey Ault tenía entonces 19 años y era un apasionado de las misiones espaciales. En aquella ocasión se encontraba cerca del sitio de lanzamiento y logró posicionarse en un lugar estratégico, según describe The Huffington Post. No había teléfonos móviles inteligentes ni tecnología al alcance de la mano de cualquiera para registrar los acontecimientos y difundirlos enseguida. Los aficionados debían conformarse con fotografías y algunos vídeos caseros. Por eso, Ault llevaba consigo una cámara Super 8.La expectación y alegría pronto se transformaron en duelo, 73 segundos después de las 11 horas y 39 minutos de aquel día. Desde abajo se vio una enorme explosión. En el cielo, una estela continua de humo se bifurcó y se vio al Challenger partirse en pedazos. Esto último, lo hemos podido presenciar casi 26 años después con la difusión de varios vídeos que permanecieron guardados en los sótanos de algunos testigos de la tragedia. En 2010, The Guardian reportó la existencia del que parecía entonces el único vídeo de un aficionado sobre el inesperado evento. Pero, en febrero pasado, New Scientist reveló un nuevo clip desde un punto de vista más cercano. El vídeo de Jeffrey Ault, hallado tras escarbar en algunas cajas guardadas durante décadas en su casa, aporta una perspectiva diferente y más cercana. Y es que Ault se encontraba a menos de 16 kilómetros del sitio de lanzamiento. El Challenger había completado nueve misiones con éxito. Al parecer, el accidente ocurrió debido a una fuga en los cohetes auxiliares. La cabina logró mantenerse a salvo pero quedó destrozada tras impactarse sobre el océano, por lo cual ninguno de los siete tripulantes sobrevivió.