Unas 400 personas, según convocantes, se manifiestan para pedir una moratoria en su implantación

SEVILLA, 22 (EUROPA PRESS)

Unas 400 personas, entre estudiantes y profesores de la Universidad de Sevilla, se manifestaron hoy por las calles de la capital hispalense para mostrar su rechazo y solicitar una moratoria en la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), conocido popularmente como Plan de Bolonia.

Así, y según informaron a Europa Press fuentes convocantes, la manifestación partió sobre las 12,00 horas de la puerta de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales del campus de Ramón y Cajal de la US y, tras discurrir por el Prado y distintas calles del centro, concluirá frente al Rectorado, donde se desarrollará una comida popular y un concierto con distintos grupos de música.

Estas mismas fuentes señalaron que en la manifestación, desarrollada "sin incidentes" y en un clima "absolutamente pacífico", participaron unos 400 estudiantes pertenecientes a los distintos campus de la Hispalense, así como alrededor de 30 profesores de la recién creada Plataforma por una 'Universidad Pública, Democrática y de Calidad-Stop Bolonia'.

Los manifestantes repartieron entre la ciudadanía unos folletos en los que critican que el proceso de adaptación "se está llevando a cabo sin información y sin debate entre la comunidad universitaria", mientras que exigen al Gobierno y a los rectores de las universidades públicas andaluzas "la paralización del proceso de 'Bolonia' y la derogación de los reales decretos y de la LOU".

En este sentido, las fuentes lamentaron que la universidad "acabará supeditada a los intereses de los grupos empresariales representados en la Aneca, determinante en la elección de las materias que formarán al estudiantado", al tiempo que criticaron también la forma en que se han aplicado las medidas de 'Bolonia', "con prisas, permitiendo así la existencia grandes déficits de los nuevos grados y de forma abiertamente antidemocrática".

Por ello, expresaron su rechazo a las medidas que plantea la Convergencia Europea y plantearon una moratoria de la entrada de los nuevos planes de estudio de la Universidad de Sevilla, que está previsto que comience para el próximo curso académico 2009/2010.