Varios colectivos celebran hoy el Día da Terra en Vigo con un acto de denuncia sobre el modelo de transporte y consumo

Lamentan que la construcción de nuevos aparcamientos fomente el uso del coche en detrimento del transporte colectivo

VIGO, 22 (EUROPA PRESS)

Los colectivos Amarante, Árbore, Emaús, Verdegaia y Sindicato Labrego Galego celebrarán hoy en Vigo el Día da Terra con un acto de denuncia sobre los actuales modelos de transporte y consumo, para lo que han elegido como escenario la Praza de América, debido a la gran afluencia de tráfico rodado de esta zona urbana.

Así, a partir de las 19.00 horas se rodeará la plaza con bicicletas, con el objetivo de reclamar a los gobernantes un "cambio radical" en el modelo de transporte así como en el de comercio y alimentación y recordar a la ciudadanía la importancia del cambio climático. También se repartirá diverso material informativo.

El acto denuncia contará, además, con la presencia de la representante de Vía Campesina en África, Mariam Sissoko, quien se encuentra estos días en Galicia para la celebración de la Semana Galega de Comercio Xusto. Sissoko explicará cómo el cambio climático está afectando a su país, Mali, así como a otros territorios del Sur.

Según los colectivos convocantes, cerca del 80 por ciento de la contaminación de las ciudades está provocada por los automóviles, que son utilizados para el 58 por ciento de los desplazamientos de corta distancia que se efectúan en Galicia. La polución generada tiene repercusiones negativas para la salud y, además, contribuye al cambio climático que padece el planeta.

TRANSPORTE

Estos organismos lamentaron que las obras que se están acometiendo en Vigo para la construcción de nuevos aparcamientos "alimentan el modelo de transporte actual sustentado en el coche", mientras el transporte colectivo "queda relegado a ser el gran olvidado", con líneas y horarios insuficientes para cubrir la demanda.

Finalmente, se refirieron a la contaminación proveniente del transporte de mercancías y se preguntaron si "tienen algún sentido" los largos trayectos que recorren los productos alimentarios para poder ser comercializados en partes del mundo distintas a los lugares donde se producen.

"La realidad es que si las políticas agrarias estuvieran destinadas a la mejora de las explotaciones locales, apenas necesitaríamos que se moviese toda la maquinaria necesaria para traer productos de otros estados", señalaron.