Miedo del mercado a Trump: menos lobos


  • La coyuntura política tiene un impacto intenso pero corto. Se creyó que el Brexit era el comienzo del fin, y las bolsas se recuperaron. 

  • La victoria electoral de Trump sería recibida en los mercados con expectación y aún miedo porque es un hombre imprevisible.

Donald Trump y Hillary Clinton lucharán por ser el nuevo líder de EEUU

Donald Trump y Hillary Clinton lucharán por ser el nuevo líder de EEUU

Cuando, después del último escándalo de los correos electrónicos de Hilary R. Clinton, las encuestas revelaron que era posible la victoria de Donald Trump en las inminentes elecciones presidenciales norteamericanas, las bolsas se hundieron. La información de Susana Campo en este periódico titulada "Trump enciende el botón del pánico" cuantifica ese miedo al candidato republicano.  No hay para tanto.

¿Qué se fue del Brexit?

Por un lado, la gente se aburre mucho y, por otro, el escenario –burbuja de renta fija, carestía de la renta variable, tipos de interés negativos– facilitan que la brisa más ligera sea percibida como el inicio de una tormenta.

Hace unas horas charlaba con un analista veterano, con mucha mili en las espaldas, que ha visto de todo: para los mercados financieros –me decía– la coyuntura política tiene un impacto intenso pero corto. Se creyó que el Brexit era el comienzo del fin, pero una semana después de que las bolsas se estozolaran empezó la recuperación y todo ha vuelto donde estaba.

El mejor sitio para el dólar

Como señala la noticia de este periódico, la victoria electoral de Trump sería recibida en los mercados con expectación y aún miedo porque es un hombre imprevisible. Bravuconadas aparte, no debe olvidarse que el programa económico defendido durante la campaña pivota sobre una rebaja de impuestos para impulsar la actividad económica. La medida, como se sabe, forma parte del cuerpo de la doctrina tradicional del Partido Republicano. Como sostenía Ronald Reagan, en una célebre charla televisiva, un dólar es mucho más productivo en manos de un ciudadano que en las arcas del Estado.

Viento fuerte, pero pasajero

Dejando de lado el debate entre economistas, la experiencia práctica enseña que el factor más influyente en los mercados financieros es la situación económica. Al día de hoy, en Estados Unidos la coyuntura es buena: el crecimiento del último trimestre (+0,7 en variación trimestral) confirma los pronósticos más optimistas, la empresas presentan resultados de crecimiento… Y la Reserva Federal espera a su primera reunión postelectoral para subir los tipos de interés, porque al contrario que las economías europea o japonesa, la americana no necesita ya las muletas de un dinero superbarato.

Frente a esa realidad económica, el miedo a Trump es, como digo, una ventolera de efecto turbulento, pero pasajero.