Volkswagen, los americanos ya cobran... y los europeos esperan


  • En Estados Unidos los compradores de coches Volkswagen trucados ya pueden cobrar sus indemnizaciones.

  • La cuantía de la indemnización por coche no es despreciable: para empezar, un pago en metálico de entre 5.100 y 10.000 dólares.

Volkswagen resolverá este año las intervenciones del diésel en España y ratifica inversiones en Navarra

Volkswagen resolverá este año las intervenciones del diésel en España y ratifica inversiones en Navarra MADRID | EUROPA PRESS

“Dados los riesgos que comporta un litigio prolongado, es preferible una sentencia inmediata”. Para el juez de distrito de San Francisco, Charle Breyer, la rapidez en impartir justicia es una parte esencial de la justicia misma. En Europa continental, y desde luego en España, la justicia rápida habita en el reino de la utopía.

Indemnización y compra

El resultado de las diferentes velocidades es que en Estados Unidos los compradores de coches Volkswagen trucados ya pueden cobrar sus indemnizaciones. De momento los propietarios de autos con motor de 2 litros. Se espera que en unas semanas, tras la correspondiente sentencia, también empiecen a cobrar los que compraron Volkswagen equipados con motores de 3 litros.

La cuantía de la indemnización por coche no es despreciable: para empezar, un pago en metálico de entre 5.100 y 10.000 dólares; a más a más, el propietario podrá elegir entre dos modalidades de venta al fabricante: al precio tasado por un perito independiente o a la tarifa vigente en 2015.

Por si fuera poco, el Juez Breyer ha avisado a la empresa que, si quiere evitar nuevos líos judiciales, en diez días debe allegar los fondos para las indemnizaciones y recompra.

¡Qué diferentes son las cosas a este lado del Atlántico! El mismo problema de coches Volkswagen diesel trucados para emitir más de lo permitido está todavía rodando por los pasillos de la Comisión Europea.

Hasta ahora, la única compensación de Volkswagen a alguno de sus clientes –fundamentalmente alemanes–con coches trucados ha sido el cambio del software y un tubo de plástico para medir las nuevas emisiones.

Justicia poética

Algunos hablarán de justicia poética, pero el mismo día en el que el juez Dreyer dictaba la sentencia reparadora para los engañados por VW, el Financial Times publicaba una carta enviada a Francisco García Sanz, miembro del Consejo de VW, por la Comisaria Europea de Justicia, Vera Jourova, en la que reprochaba los retrasos de la empresa en reparar los coches trucados, así como la diferencia con la que eran tratados los clientes de los distintos países.

Como respuesta el consejero de VW se comprometió a que antes de final de año todos los clientes europeos –no solo los alemanes, como hasta ahora– recibirían información sobre cómo y cuándo “destrucarían” los coches trucados, y a que los trabajos se desarrollaran a lo largo de todo 2017. De dinero, nada.Muchas moralejas

De este ejemplo, (que no es pequeño, porque estamos hablando de casi 9 millones de coches trucados y de una multa americana de 15 mil millones de dólares) se pueden derivar muchas moralejas, ninguna buena para el modelo europeo.

Cuando un servidor transitaba por su adolescencia, era habitual quejarse de la prepotencia de los americanos, que miraban por encima del hombro a los habitantes del Viejo Continente. Ni Europa ni Estados Unidos se han librado de los trucos del otrora prestigioso fabricante alemán de coches. Chorizos hay en todas partes, pero la diferencia está en cómo se combaten y reparan sus daños.