88-67. Nowitzki y la defensa de los Mavericks destrozan a los Spurs

  • Dallas (EE.UU.), 23 abr (EFE).- El resurgir del alero alemán Dirk Nowitzki y la gran defensa que hicieron los Mavericks de Dallas fueron la clave para que venciesen por 88-67 a los Spurs de San Antonio en el tercer partido de la eliminatoria de la fase final de la NBA.

88-67. Nowitzki y la defensa de los Mavericks destrozan a los Spurs

88-67. Nowitzki y la defensa de los Mavericks destrozan a los Spurs

Dallas (EE.UU.), 23 abr (EFE).- El resurgir del alero alemán Dirk Nowitzki y la gran defensa que hicieron los Mavericks de Dallas fueron la clave para que venciesen por 88-67 a los Spurs de San Antonio en el tercer partido de la eliminatoria de la fase final de la NBA.

No se recordaba un partido tan malo en ataque por parte de los Spurs, que fueron superados en todos los aspectos del juego por unos Mavericks que se colocan con la ventaja de 2-1 en la eliminatoria al mejor de siete y disputarán el cuarto encuentro en su campo del American Airlines Center, el próximo sábado.

Con un Nowitzki que recuperó su mejor toque de muñeca para anotar 20 puntos con 8 de 12 tiros de campo y 4-4 desde la línea de personal, los Mavericks tuvieron a otros cuatro jugadores que anotaron dobles dígitos.

Además de Nowitzki, que aportó también siete rebotes y le ganó el duelo individual a Tim Duncan, el alero Josh Howard estuvo mejor en el ataque de los Mavericks y sus 17 tantos con ocho balones capturados bajo los aros ayudaron y mucho a su equipo.

Pero iba a ser el base puertorriqueño José Juan Barea la sorpresa que tenía guardada el entrenador de los Mavericks, Rick Carlisle. El jugador hizo una gran defensa sobre Parker, lo anuló, y además fue el más productivo de su equipo en el ataque.

Barea, que jugó su primer partido de "playoffs" como titular, aportó 13 puntos después de anotar 5 de 8 tiros de campo, incluido 1-2 triples, y 2-2 desde la línea de personal, repartió siete asistencias y capturó un rebote.

"Ha sido, sin discusión ,el jugador que con su velocidad estableció la diferencia en el juego defensivo de los Mavericks", admitió Gregg Popovich, el entrenador de los Spurs. "No jugamos bien como equipo ni tampoco lo hicimos a nivel individual".

Además Barea también protagonizó la jugada más espectacular y de mayor éxtasis para los seguidores de los Mavericks cuando después de un tapón que le puso Dampier a un tiro de Parker, el base puertorriqueño respondió con un triple monumental.

El American Airlines Center se vino a bajo al grito de "¡Let's Go Mavs! que entonaron a coro los 20.491 espectadores que llenaron las gradas para ver el partido.

Los reservas Jason Terry y Brandon Bass aportaron 10 puntos cada uno para completar el ataque de los Mavericks, mientras que Dampier, no le hizo ningún daño a Parker, y se limitó a ser el jugador decisivo bajo los aros con nueve rebotes y tres tapones líder de su equipo.

La NBA le había advertido que cualquier acción violenta contra Parker le podría costar muy caro, algo que entendió a la perfección el pívot de los Mavericks, que jugaron una gran defensa para permitirle sólo 30 puntos a los Spurs en la primera parte y dejar prácticamente sentenciado el marcador.

Los Mavericks se quedaron con marca de 16-1 en los partidos disputados en su campo desde el descanso del Fin de Semana de las Estrellas.

Mientras que los Spurs, que registraron la anotación más baja para un partido de la fase final, la marca la tenían en 70, contra los Suns de Phoenix en el 2000, recibieron 12 puntos de Parker y 10 del pívot argentino Fabricio Oberto para ser los dos únicos que tuvieron dobles dígitos.

Oberto hizo recordar a su compatriota Manu Ginóbili, baja por lesión, al ser el único que impuso carácter y espíritu de lucha dentro de los Spurs en los sólo 17 minutos que estuvo en el campo.

El pívot argentino, que ha tenido problemas con el ritmo cardiaco durante toda la temporada, anotó 3 de 5 tiros de campo y 4-4 desde la línea de personal, capturó cuatro rebotes y recuperó dos balones.

El escolta Michael Finley, el ex jugador de los Mavericks, se fue en blanco al fallar los dos tiros que hizo de campo y Duncan logro cuatro tantos (2 de 9).

Popovich vivió su peor noche como entrenador en la fase final al ver que nada le trabajaba ni encontró la manera que el equipo se pudiese recuperar y al menos fuese competitivo.

"Tendremos que analizar con detalle que es lo que ha sucedido y ver donde fallamos y los ajustes que tenemos que hacer", declaró Popovich. "No cuestiono que podamos perder, pero no de esta manera y mucho menos con estos números".