93-81. Los Lakers regresan a casa con una victoria y acechan el mejor registro de la Liga

  • Los Ángeles (EE.UU.), 3 abr (EFE).- Los Lakers, de vuelta en el Staples Center, donde no jugaban desde el 19 de marzo, consiguieron su victoria número 60 de la temporada, por primera vez desde el año 2000, al batir a los Rockets de Houston por 93-81, gracias a un Pau Gasol que fue de menos a más.

93-81. Los Lakers regresan a casa con una victoria y acechan el mejor registro de la Liga

93-81. Los Lakers regresan a casa con una victoria y acechan el mejor registro de la Liga

Los Ángeles (EE.UU.), 3 abr (EFE).- Los Lakers, de vuelta en el Staples Center, donde no jugaban desde el 19 de marzo, consiguieron su victoria número 60 de la temporada, por primera vez desde el año 2000, al batir a los Rockets de Houston por 93-81, gracias a un Pau Gasol que fue de menos a más.

El ala-pívot español aportó 23 puntos y 10 rebotes, mientras Kobe Bryant se quedó esta vez por debajo, con 20 puntos y siete asistencias. Por Houston, el mejor fue Ron Artest, con 21 puntos y nueve rebotes.

Esta victoria, unida a la derrota hoy de los Cavaliers frente a los Magic en Orlando, deja en un puño la lucha entre los Lakers (60-16) y el equipo de Cleveland (61-15) por el mejor registro de la Liga, que les daría ventaja de campo en una hipotética Final.

Los Lakers salieron como una exhalación, con un parcial de 10-2 a su favor, pero los de Rick Adelman, de la mano de unos inspirados Yao Ming y Luis Scola, muy activos también en defensa, templaron los ánimos californianos al término del primer cuarto (20-21).

Las defensas se imponían claramente sobre los ataques, especialmente sobre el angelino, que concluyó el primer cuarto con un porcentaje del 36,4 por ciento en tiros. La energía inicial con la que salieron los de casa se desvaneció, al tiempo que los números de Scola crecían, igual que el dominio de su equipo (35-37, m.20).

Cada vez que parecía darse un cierto resurgir en su contrincante, Adelman no dudaba en parar el partido con tiempos muertos. Así neutralizó sendos momentos de inspiración local, tras canastas de Kobe Bryant, y Ron Artest dio la puntilla con un triple sobre la bocina al descanso (44-44).

Los Lakers necesitaban no sólo que apareciera urgentemente Bryant, muy deslucido hasta entonces a pesar de anotar siete de los últimos nueve puntos de su equipo antes del ecuador, sino también sus segundas espadas.

Dicho y hecho, porque un tremendo mate del líder angelino, un fastuoso tapón y un triple de Trevor Ariza, junto con un contraataque culminado por Gasol dio a los locales un pequeño colchón (60-53), que llegó a los diez de ventaja tras triple de Derek Fisher.

Pero los Lakers iban a tener que sufrir hasta el final para llevarse la victoria. Una serie de imprecisiones a cargo de su segunda unidad -Jordan Farmar, Sasha Vujacic y Josh Powell- hizo que la renta se disipase al comienzo del último periodo (67-66), aunque con ellos en cancha la ventaja a su favor volvió a repuntar (75-68).

Llegaron los minutos decisivos y Bryant recibió la ayuda inesperada del pívot DJ Mbenga, en sustitución de un cansado Gasol. Sin grandes alardes pero con eficacia y contundencia, el congoleño frenó en seco a Ming y aprovechó las ocasiones de que dispuso cerca del aro, mientras el 24 angelino acribillaba el aro de los Rockets desde el perímetro.

Cinco puntos seguidos de Bryant rompían la barrera de los diez puntos por primera vez en el partido (87-76) a falta de cuatro minutos, donde los californianos mantuvieron la calma y se vieron asistidos por la técnica señalada a Artest por protestar.

.

Ficha técnica:

93 - Los Ángeles Lakers (20+24+23+26): Fisher (15), Bryant (20), Ariza (5), Odom (9), Gasol (23) -cinco inicial-, Walton (2), Vujacic (2), Powell (6), Farmar (3) y Mbenga (8)

81 - Houston Rockets (21+23+18+19): Brooks (3), Artest (21), Battier (14), Scola (16), Ming (16) -cinco inicial-, Von Wafer (7), Lowry (2), Hayes (-), White (-) y Barry (2).

Árbitros: Forte, Kennedy y Roe. Sin eliminados.

Incidencias: Partido de temporada regular disputado en el Staples Center, de Los Ángeles, ante 18.997 espectadores. Lleno.