Allen y Parker fueron los grandes protagonistas en una jornada de contrastes

  • Houston (EEUU), 21 abr (EFE).- El escolta Ray Allen y el base francés Tony Parker fueron sin discusión los grandes protagonistas de una jornada de contrastes de la fase final de la NBA.

Allen y Parker fueron los grandes protagonistas en una jornada de contrastes

Allen y Parker fueron los grandes protagonistas en una jornada de contrastes

Houston (EEUU), 21 abr (EFE).- El escolta Ray Allen y el base francés Tony Parker fueron sin discusión los grandes protagonistas de una jornada de contrastes de la fase final de la NBA.

Mientras que los Celtics de Boston y los Bulls de Chicago generaron hasta los tres últimos segundos del partido la emoción e incertidumbre en el marcador final, los Spurs de San Antonio en su duelo tejano con los Mavericks de Dallas lo dejaron sentenciado al concluir la primera parte.

Allen, con 2.2 segundos para concluir el tiempo reglamentario, anotó un triple que le dio a los Celtics la victoria por 118-115 ante los Bulls en el segundo partido de la primera eliminatoria de la fase final.

La victoria permitió a los Celtics empatar a 1-1 la serie al mejor de siete que ahora se traslada a Chicago para que el próximo jueves, en el United Center, se dispute el tercer partido.

Allen, que en el partido inaugural fue la gran frustración de los Celtics siguió por el mismo camino en la primera parte del parte del segundo, al conseguir sólo dos puntos (1-7) y los Bulls irse al descanso con la ventaja parcial de 58-61.

Pero surgió en el tercer periodo con 16 puntos y 12 en el cuarto, incluido el triple ganador, que le permitió concluir el partido como máximo encestador de su equipo al conseguir 30 tantos (9 de 18 tiros de campo, incluidos 6 de 10 triples, y 6-6 desde la línea de personal), repartió cinco asistencias y capturó tres rebotes.

Nada que ver con los cuatro puntos que aportó en el primer partido cuando sólo anotó 1 de 12 tiros de campo y de alguna manera no ayudó a que su equipo lo perdiese el pasado sábado.

El alero Glen Davis, que ocupa el puesto del lesionado Kevin Garnett también fue decisivo para los Celtics, al conseguir 26 puntos con nueve rebotes.

Mientras que el base Rajon Rondo aporto su primer triple doble de la fase final como profesional al lograr 19 puntos, 16 asistencias y 12 rebotes.

Mientras que el pívot Kendric Perkins también consiguió un doble-doble de 16 tantos, 12 rebotes con dos tapones, y el alero Paul Pierce llegó a las 18 anotaciones.

"Sabíamos que teníamos que ganar este partido y el equipo demostró la personalidad de campeón en los momentos decisivos del cuarto periodo", declaró Allen. "Cuando eres un buen tirador, en cualquier momento puedes acertar de nuevo".

La gran figura de los Bulls fue el escolta Ben Gordon, toda una pesadilla para la defensa de los Celtics, después de que anotó 42 puntos, la mejor marca de su carrera en la fase final, en un duelo espectacular que mantuvo en la segunda parte con Allen.

Gordon anotó 14 de 24 tiros de campo, incluidos 6 de 11 triples, y 8-9 desde la línea de personal, y con 12 segundos para concluir el tiempo reglamentario, logró la canasta que empató el marcador a 115-115.

"Debemos pensar positivo, porque tener empatada la serie ante los campeones de liga no es nada fácil", comentó Gordon. "Todos sabíamos que Allen podía surgir en cualquier momento y eso fue lo que sucedió".

Como el resurgir de Parker, que con 38 puntos, su mejor marca como profesional en la fase final en partidos disputados en San Antonio, lideró a los Spurs al triunfo por 105-84 ante los Maverikcs y al igual que los Celtics empataron a 1-1 serie dentro de la Conferencia Oeste.

Parker, que dejó el campo cuando todavía faltaban cinco minutos por jugarse, durante los 33 que estuvo en el campo, fue una auténtica pesadilla para la defensa de los Mavericks al conseguir 27 puntos en la primera parte que le dieron a los Spurs un parcial de 57-46 que iba a ser decisivo.

Con 16 canastas de 22 tiros de campo, Parker falló dos intentos de triples, y anotó 6 de 9 desde la línea de personal, repartió ocho asistencias y capturó cuatro rebotes.

"Mi idea desde el principio fue atacar, trataron de frenarme en las penetraciones a canasta, pero mi tiro desde fuera estuvo acertado y luego también puede hacer lo primero", comentó Parker. "Nunca cundió el pánico dentro del equipo y ahora debemos hacer lo mismo en el tercero".

De nuevo también, la figura del alero Tim Duncan surgió cuando el equipo lo necesitó y con un doble-doble de 13 punto, 11 rebotes, cinco asistencias y tres tapones, realizó una gran labor de equipo y defensiva.

"Aprendimos la lección de la segunda parte del primer partido cuando perdimos fuerza y esta vez jugamos más de 48 minutos", comentó Duncan. "La intensidad y la defensa fue la clave del triunfo".

El ala-pívot Drew Gooden se convirtió en el jugador sorpresa para los Spurs al completar una gran labor en sólo 19 minutos que estuvo en el campo y aportar 13 puntos con tres rebotes.

No pudo el ataque de los Mavericks descifrar la defensa individual y por zonas que les montó el entrenador de los Spurs, Gregg Popovich, y ni un sólo jugador pudo rendir al nivel que lo hicieron durante el primer partido de la eliminatoria.

El base reserva Jason Terry con 16 puntos encabezó una lista de sólo tres jugadores que tuvieron dobles dígitos para los Mavericks, que como equipo se quedaron con sólo un 40,3 por ciento de acierto en los tiros de campo, comparado al 53,2 de los Spurs.

El alemán Dirk Nowitzki y el base Jason Kidd, con 14 puntos cada uno, fueron los otros dos jugadores de los Mavericks que superaron la barrera de los 10 tantos.

"Irse de San Antonio con la serie empatada a 1-1 no es nada malo, aunque después que ganas el primer partido quieres también hacerlo lo mismo con el segundo", comentó Nowitzki. "El primer objetivo está cumplido, ahora hay que responder en nuestro campo".

Especialmente para un equipo que antes de ganar el pasado sábado había perdido 10 partidos seguidos de la fase final fuera de su campo.

Rubén Mantilla