La NBA está más preocupada por si Odom dejó el banquillo que por las acciones de Ariza

  • Nueva York (EE.UU.), 10 mar (EFE).- Los directivos de la NBA encargados de la disciplina dentro de la competición de liga han sorprendido con estar más preocupados por el posible abandono de Lamar Odom del banquillo que por la dura entrada que el escolta Trevor Ariza le hizo al jugador español Rudy Fernández.

La NBA está más preocupada por si Odom dejó el banquillo que por las acciones de Ariza

La NBA está más preocupada por si Odom dejó el banquillo que por las acciones de Ariza

Nueva York (EE.UU.), 10 mar (EFE).- Los directivos de la NBA encargados de la disciplina dentro de la competición de liga han sorprendido con estar más preocupados por el posible abandono de Lamar Odom del banquillo que por la dura entrada que el escolta Trevor Ariza le hizo al jugador español Rudy Fernández.

Las acciones ocurrieron la pasada noche en el Rose Garden, de Portland, durante el partido que los Trail Blazers ganaron por 111-94 a Los Ángeles Lakers y Fernández tuvo que salir en camilla del campo.

El comité de disciplina de la NBA ya hizo la primera revisión y en principio Ariza no será el centro de atención ni será suspendido por la entrada violenta que le hizo a Fernández.

Por el contrario, de acuerdo al vicepresidente de operaciones de la NBA, Stu Jackson, Ariza no tendrá ningún tipo de castigo especial por su acción contra Fernández, que terminó en el hospital, porque quedará como falta flagrante de segundo grado y que le mereció la expulsión, pero ahí queda todo.

Ni tan siquiera Jackson y su equipo va a considerar el despreció con que Ariza siguió hablando después de haberle hecho la falta al jugador español y que provocó la ira de los compañeros de Fernández, especialmente del escolta Brandon Roy, que intentó agredirle.

"Trate de estar calmado y frío, pero después que vio como mi compañero estaba tendido en el suelo y Ariza seguía diciendo todo tipo de estupideces y basura, ahí ya no me pude controlar", declaró Roy.

Tampoco eso parece que importe a los directivos de la NBA y si están "preocupados" porque Odom abandonase el banquillo y sí lo hizo, de acuerdo al reglamento, tendrá que ser suspendido con un partido.

El mismo reglamento cuestionado por todos cuando dejó al alero Amare Stoudemire fuera de un partido decisivo en la fase final, de su equipo de los Suns de Phoenix contra los Spurs de San Antonio, después precisamente que Robert Horry, había lanzado al base canadiense Steve Nash de forma violenta contra la mesa de anotadores.

La acción de la NBA le costó a los Suns perder el partido y quedar eliminados de la eliminatoria que pudo ser diferente con su jugador franquicia en el campo, mientras que los Spurs perdieron a Horry, el décimo hombre de la plantilla.

El comisionado de la NBA, David Stern, y toda la liga recibió la crítica generalizada ante tanta falta de racionalidad de una situación que al margen del reglamento, Amare, inclusive ni participó en el enfrentamiento de los jugadores de los Suns con Horry, simplemente abandonó en banquillo y piso ligeramente el campo.

Ahora va a suceder lo mismo con la acción de Ariza, que fue considerada por los compañeros de Fernández de una acción sin ningún tipo de justificación porque era una jugada de saque rápido y con los Lakers abajo 30 puntos en el marcador.

Los jugadores de los Trail Blazers dijeron que si el partido hubiese estado en los últimos segundos del partido y el marcador empatado, entonces podrían entender la dureza de Ariza al ir a buscar el balón, pero se vio claramente que quería hacer daño a Fernández.

Tampoco se entiende como la NBA no toma en consideración el comportamiento antideportivo de Ariza en la manera que actuó después de cometer la falta al seguir argumentando que no era para tanto y que no había hecho nada, al contrario de disculparse e ir a ver lo que le había pasado al jugador español.

Sin embargo, después de escuchar el argumento que dio el entrenador de los Lakers, Phil Jackson, se entiende que la NBA piense que todo lo que hizo Ariza fue normal y que el gran "demonio" de la noche fue Odom por haber dejado en banquillo y entrar al campo.

"Trevor fue a por la pelota. Es una falta flagrante, pero él fue a la bola y eso es lo que hay que hacer cuando eres un jugador", explicó Jackson. "Fue mala suerte".

La gran interrogante que queda es saber que hubiese dicho el entrenador de los nueve anillos de campeón que le dieron Michael Jordan, Shaquille O'Neal y Kobe Bryant, si precisamente, éste último jugador --franquicia de los Lakers--, hubiera sido el que quedó tendido en el suelo como le sucedió a Fernández.