Noche histórica en Miami, con Howard y Mourning de protagonistas

  • Houston (EEUU), 31 mar (EFE).- La coincidencia hizo posible que el mismo día en que los Heat de Miami celebraban en el American Airlines Arena la retirada del primer número de un jugador en la historia del equipo, el 33 de Alonzo Mourning, el pívot Dwight Howard, el mejor sin discusión de la NBA, batiera una de las marcas del legendario Wilt Chamberlain durante el partido entre los Heat y los Magic de Orlando.

Houston (EEUU), 31 mar (EFE).- La coincidencia hizo posible que el mismo día en que los Heat de Miami celebraban en el American Airlines Arena la retirada del primer número de un jugador en la historia del equipo, el 33 de Alonzo Mourning, el pívot Dwight Howard, el mejor sin discusión de la NBA, batiera una de las marcas del legendario Wilt Chamberlain durante el partido entre los Heat y los Magic de Orlando.

Mourning lloró al ver cómo su número era izado al techo del American Airlines Arena, mientras que Howard con su clase se convertía en el jugador más joven en llegar a la marca de los 5.000 rebotes.

Mourning, el jugador que imponía su fuerza y era temible por los rivales bajo los aros, esta vez no pudo contener las lágrimas cuando su camiseta con el número 33 fue izada para hacer historia.

Por primera vez en los 21 años de historia de los Heat, la camiseta de un jugador que perteneció a la plantilla fue colgada en el techo de su campo como parte de una ceremonia de homenaje a Mourning que duro 43 minutos.

El acto contó con la presencia de figuras como Pat Riley, ex entrenador del equipo y actual presidente de los Heat, el gobernador de Florida, Charlie Crist, y el hombre que lo formó en la Universidad de Georgetown, John Thompson, que también trabajó con Patrick Ewing, amigo y compañero de Mourning, presente en la ceremonia.

El presidente estadounidense Barack Obama no pudo asistir al acto, pero envió una carta que fue leída después de unos breves discursos de Crist y Raley, entre otros.

"Hace apenas ocho años no pude imaginarme que iba a suceder algo así", declaró Mourning después de ver colgadas su camiseta con el número 33 en el techo del American Airlines Arena. "Es probablemente uno de los momentos más grande de mi vida y me siento honrado de estar esta noche aquí", afirmó.

El ex pívot de los Heat se sometió a un trasplante de riñón y ha conseguido millones de dólares para la fundación que preside y que está enfocada a ayudar a niños con necesidades especiales.

Mourning, después de que le descubrieron la gravedad de la enfermedad degenerativa que sufría en el riñón y de saber en 2003 que no podría volver a jugar a baloncesto, superó la adversidad y volvió a la competición en el 2006 para ganar, con los Heat, el título de liga.

Si en el descanso Mourning fue el protagonista, Howard acaparó la atención durante el partido en el que los Magic de Orlando siguieron con su la racha triunfal al ganar 95-101 a los Heat.

Howard, con 22 puntos y 18 rebotes, permitió a los Magic conseguir su sexto triunfo consecutivo y volver al segundo lugar de la Conferencia Este con marca de 55-18 y superar en porcentaje a los Celtics de Boston (56-19), que tuvieron jornada de descanso.

El pívot de los Magic, de 23 años y 112 días, se convirtió en el jugador más joven en la historia de la NBA en conseguir la marca de los 5.000 rebotes. Supera ya a Chamberlain, que lo hizo cuando tenía 25 años y 128 días.

"Lo siento por Alonzo, que es un gran persona, pero el triunfo era muy importante para nosotros y teníamos que luchar al máximo", declaró Howard. "Estoy feliz por el triunfo y por haber superado una marca nada menos que del legendario Wilt Chamberlain".

Howard siempre juega bien contra los Heat y logró su duodécimo doble-doble consecutivo en los duelos entre los dos equipos del estado de la Florida.

El escolta Dwyane Wade, con 42 puntos, incluidos 13 en el cuarto periodo, cuatro rebotes, cuatro asistencias y cuatro recuperaciones de balón, no pudo evitar la derrota de los Heat (39-35), que continúan en el quinto lugar de la Conferencia Este.

La recta final se acerca a la temporada regular de la NBA y para los Jazz cada partido es un gran reto que tienen que superar si quieren conseguir el gran objetivo del título de la División Noroeste y al menos la tercera mejor marca de la Conferencia Oeste.

Uno de ellos fue el que disputaron frente a los Knicks de Nueva York, eliminados ya la fase final, pero que llegaron al Energy Solutions Arena, para luchar por el triunfo, que no pudieron conseguir porque surgieron las figuras del base Deron Williams y el alero Carlos Boozer, con sendos dobles-dobles.

Williams y Boozer se combinaron para aportar 45 puntos y los Jazz vencieron 112-104, en lo que fue su decimoquinto triunfo consecutivo de locales, que les mantiene quintos en la Conferencia Oeste, empatados con los Trail Blazers de Portland, que descansaron.

El base estrella de los Jazz (46-27) lideró el ataque de su equipo con 24 puntos y 13 asistencias y evitó lo que hubiese sido una derrota frustrante después de haber llegado a tener hasta 24 tantos de ventaja.

Boozer volvió a ser el jugador decisivo bajo los aros al conseguir 21 puntos con 11 rebotes y cuatro recuperaciones de balón, mientras que el escolta Ronnie Brewer logro 17 tantos y el reserva Kyle Korver siguió en su línea de ser el Sexto Jugador del equipo logró 16 anotaciones.

La vuelta del alero Richard Jefferson al Izod Center sirvió para que anotase 29 puntos y junto a los 20 que logró el dominicano Charlie Villanueva le diesen a los Bucks de Milwaukee la victoria por 78-107 ante su ex equipo de los Nets de Nueva Jersey.

No estaba nada en juego más que el orgullo del triunfo que fue el que consiguieron los Grizzlies de Memphis por 109-114 frente a los Warriors, que sufrieron la quinta derrota consecutiva.

El escolta novato O.J.Mayo con 24 puntos y 10 asistencias, su mejor marca como profesional, encabezó una lista de seis jugadores que tuvieron dobles dígitos para los Grizzlies, entre ellos el pívot español Marc Gasol que consiguió 14 tantos con cuatro rebotes.

Rubén Mantilla