Rudy protagonizó el drama y la perfección de la noche

  • Portland (EEUU), 10 mar (EFE).- El novato español Rudy Fernández protagonizó la noche más dramática desde que llegó a la NBA al tener que abandonar el campo en camilla después de haber estado perfecto con todos los tiros que hizo a canasta.

Rudy protagonizó el drama y la perfección de la noche

Rudy protagonizó el drama y la perfección de la noche

Portland (EEUU), 10 mar (EFE).- El novato español Rudy Fernández protagonizó la noche más dramática desde que llegó a la NBA al tener que abandonar el campo en camilla después de haber estado perfecto con todos los tiros que hizo a canasta.

Tal vez la exhibición y humillación que estaba dando su equipo de los Trail Blazers de Portland a Los Ángeles Lakers fue lo que motivo Fernández se convirtiese en la víctima del descontrol de sus rivales.

Además Fernández había sido el que con su segundo triple de la noche permitió a los Trail Blazers un parcial de 81-51 antes de concluir el tercer periodo, lo que hizo que el escolta reserva Trevor Ariza, de los Lakers, perdiese el control y le entrase muy duro al novato español.

Fernández iba a completar una acción perfecta de saque rápido y cuando estaba en plena elevación para anotar la canasta, Ariza lo agarró fuerte de los brazos y lo lanzó contra el suelo, que golpeó con su codo y cadera derecha bajó la canasta de los Lakers.

El jugador mallorquín se quedó tendido durante más de 10 minutos que fueron vividos con drama e intensidad tanto por el público que llenaba el Rose Garden como por los jugadores de ambos equipos, especialmente los compañeros del novato español.

Ariza fue expulsado por los árbitros, pero antes lo tuvieron que proteger sus compañeros para que los jugadores de los Trail Blazers, encabezados por Brandon Roy no lo agredieran.

Mientras los médicos y preparadores de los Trail Blazers trataban de reanimar a Fernández que siempre estuvo consciente y moviendo las manos y las extremidades, pero se pidió una camilla para que fuese sacado del campo con un collarín en su cuello.

Fernández recibió una gran ovación para luego serle hecho exámenes de rayos X que dieron negativos a cualquier lesión grave, pero el jugador español, que se quejó de dolor en el pecho, fue ingresado en un hospital local para hacerles más pruebas y mantenerlo en observación.

El último informe médico ofrecido por los Trail Blazers indicaba que Fernández había sido sometido a todo tipo de pruebas y dieron negativo, aunque podría tener algún tipo de lesión en la parte superior del pecho y del lado derecho, que fue donde se golpeo al caer al suelo.

Antes de sufrir la lesión Fernández había anotado 11 puntos al estar perfecto en los cuatro tiros de campo que hizo a canasta, incluidos dos triples, y también acertó con el único lanzamiento que hizo desde la línea de personal, además de capturar un rebote.

La aportación de Fernández ayudó a que los Trail Blazers consiguiesen la gran victoria por 111-94 frente a los Lakers, que volvieron a quedar en evidencia en su juego de equipo cuando el escolta Kobe Bryant es la primera y única opción de su ataque.

Pero la victoria quedó en un segundo lugar para los jugadores de los Trail Blazers que se mostraron mucho más preocupados por la condición de Fernández que de lo que habían logrado en el campo.

"Traté de tener la cabeza fría cuando vi la entrada que le hizo y llegué para poner tranquilidad, pero después de escucharle decir tanto basura y ver como estaba mi compañero en el suelo ya no pude contenerme", declaró Roy, al que tuvieron que separar cuando intentó ir a por Ariza.

Roy dijo que había sido un momento muy duro ver como sacaban al compañero en camilla y de ahí que cuando los Lakers se acercaron en el marcador más motivación pusieron para asegurar la victoria.

Mientras, que el jugador de los Lakers al concluir el partido dijo que no había tenido mala intención con la entrada que le hizo a Fernández, sino que fue a buscar el balón e impedir que anotase.

"Deseo de corazón que no tenga ningún tipo de lesión grave", declaró Ariza. "No fue mi intención que sucediese algo así y mucho menos que intentase hacerle daño, simplemente fui a buscar el balón".