Spartans y Tar Heels parten como favoritos para el título en el baloncesto universitario de EE.UU.

  • Detroit (EE.UU.), 3 abr (EFE).- La gran fiesta del baloncesto universitario ya está en pleno apogeo en la ciudad de Detroit, donde a partir de mañana, sábado, cuatro equipos, los locales de Michigan State, Connecticut, North Carolina y Villanova, decidirán al nuevo campeón nacional en la 71 edición de la NCAA.

Spartans y Tar Heels parten como favoritos para el título en el baloncesto universitario de EE.UU.

Spartans y Tar Heels parten como favoritos para el título en el baloncesto universitario de EE.UU.

Detroit (EE.UU.), 3 abr (EFE).- La gran fiesta del baloncesto universitario ya está en pleno apogeo en la ciudad de Detroit, donde a partir de mañana, sábado, cuatro equipos, los locales de Michigan State, Connecticut, North Carolina y Villanova, decidirán al nuevo campeón nacional en la 71 edición de la NCAA.

Después de haber protagonizado la gran sorpresa en la finales regionales, los Spartans, junto con su entrenador Tom Izzo, un nativo de Michigan, viven el gran sueño de disputar nada menos que la Final Four en su propio estado.

Algo que no sucedía desde 1994, cuando se jugó en Charlotte con los Blue Devils de Duke entre los cuatro mejores equipos del país.

"El sueño se hizo realidad, disputar la Final Four en nuestro propio estado, pero ahora tenemos que seguir demostrando que somos un equipo ganador y más con todo el apoyo que nos darán los 72.000 aficionados que llenarán mañana, sábado, el Ford Field", declaró Izzo. "Nuestro objetivo es ganar a los Huskies de Connecticut".

Bajo la dirección del entrenador Tom Izzo, los Spartans, que hace 30 años ganaron su primer título de la mano de Magic Johnson frente a Indiana State, con Larry Bird, disputarán su quinta Final Four.

"Como ya dije después de haber ganado a los Cardenales de Louisville, le hemos dado la primera gran alegría a todos los amantes del deporte universitario de nuestro estado, pero ahora tenemos una responsabilidad mayor, que es la de luchar por el título de campeones", subrayó Izzo. "Hemos llegado donde queríamos estar".

Los Spartans (30-6), que ganaron el título nacional en 2000, disputarán la quinta Final Four en 11 años, el mayor número de veces que lo ha hecho ningún otro equipo en ese periodo de tiempo.

"Eso ahora no tiene ningún valor, debemos pensar que tenemos que hacer aún mejor las cosas ante los Huskies, que también ha demostrado que tiene un equipo para ser campeón", admitió Izzo.

El pívot senior Goran Suton será de nuevo uno de los jugadores claves en el esquema de Izzo, que ante los Cardenales fue la figura que lideró la defensa, una excelente transición y control del balón.

Sus rivales, los Huskies (31-4), jugarán la tercera Final Four después de haber ganado el título nacional, en las dos ocasiones anteriores en las que se presentaron (1999 y 2004).

A pesar que jugarán la Final Four bajo la sombra de una investigación por haber violado las normas de reclutamiento de jugadores para su programa, los Huskies llegan en plenitud de forma y mentalmente preparados para el gran reto de conseguir su tercer título nacional.

"Mis jugadores saben que esos asuntos no van con ellos, que su objetivo es salir al campo y luchar al máximo por la gran ilusión y oportunidad de conseguir un nuevo título nacional", declaró Jim Calhoun, entrenador de los Huskies.

De nuevo, el base Kemba Walker será uno de los protagonistas, después de que ante los Tigers de Missouri, en la final Regional del Oeste fuera la gran figura al conseguir 23 puntos y empatar su mejor marca individual.

La segunda semifinal del sábado la protagonizarán los históricos Tar Heels de North Carolina contra los sorpresivos Wildcats de Villanova, que regresan a una Final Four por primera vez desde que ganaron el título en 1985.

Los Tar Heels vuelven por segundo año consecutivo a la Final Four de la mano del entrenador Roy Williams y esta vez no quieren quedar eliminados en semifinales como sucedió la pasada temporada.

Pero superar a los inspirados Wildcats, que dieron la gran sorpresa después de eliminar a los Panthers de Pittsburgh (1) para conseguir el título de la Regional Este, no será una misión fácil.

Williams es consciente de esa realidad y ha llegado a Detroit con la estrategia de que sus jugadores no tienen que pensar en lo que digan los pronósticos sobre sus posibilidades sino en jugar al máximo y hacer el mejor baloncesto posible.

"Tenemos que mantener la mentalidad de equipo que hemos desarrollado durante todo el año y especialmente en las fases anteriores del torneo", explicó Williams. "En la Final Four cualquier equipo puede ser campeón, no hay ningún favorito".

La combinación del base Ty Lawson y el alero Danny Green, junto con el ala-pívot Tyler Hansbrough, será de nuevo el núcleo del juego que los Tar Heels presenten ante los Wildcats.

Los Tar Heels (32-4), que ganaron su último título nacional en 2005, disputarán la decimoctava Final Four para establecer nueva marca en la historia de la NCAA.

Los Bruins de UCLA también han disputado 18 veces la Final Four, pero en la de 1980 su presencia fue eliminada de los libros después de que se confirmó que había violado el reglamento.

El equipo de Carolina también disputará la novena Final Four en 19 temporadas y ha conseguido cuatro títulos nacionales (1957, 1982, 1993 y 2005).

Mientras que los Wildcats (30-7) llegan a la Final Four por primera vez desde que ganaron el título nacional de manera sorprendente en 1985 bajo la dirección del legendario entrenador Rollie Massimino después de haberlo perdido en 1939 y 1971, las dos primeras veces que lo disputaron.

El nuevo entrenador del equipo, Jay Wright, quiere revivir la hazaña de Massimino, cuando sorprendió a los grandes favoritos, las Hoyas de Georgetown, con Patrick Ewing, y su mejor arma será el base Scottie Reynolds, la gran figura del equipo.