Chambers bate el récord de Europa de 60 y Ukhov se redime

  • Turín (Italia), 7 mar (EFE).- El británico Dwain Chambers, recuperado para el atletismo después de una suspensión por dopaje y una fallida incursión en el fútbol americano, batió el récord de Europa de 60 metros lisos con una marca de 6.42 en semifinales de los Europeos en pista cubierta.

Dwain Chambers batió el récord de Europa en semifinales de 60

Dwain Chambers batió el récord de Europa en semifinales de 60

Turín (Italia), 7 mar (EFE).- El británico Dwain Chambers, recuperado para el atletismo después de una suspensión por dopaje y una fallida incursión en el fútbol americano, batió el récord de Europa de 60 metros lisos con una marca de 6.42 en semifinales de los Europeos en pista cubierta.

Inhabilitado a perpetuidad por el Comité Olímpico Británico para participar en los Juegos, Chambers partió como una bala (141 milésimas), y fue abriendo brecha con sus adversarios hasta cruzar la meta en 6.42, marca que borra de las listas el récord continental del francés Ronald Pognon (6.45) conseguido el 13 de febrero de 2005 en Karlsruhe (Alemania).

En la final de altura, el ruso Ivan Ukhov, cuyas imágenes, intentando saltar, borracho, el listón en septiembre pasado en Lausana dieron la vuelta al mundo, se redimió en Turín con el título europeo y una marca de 2,32 inaccesible para sus adversarios.

Rusia remató el doblete de altura por medio de Aleksey Dmitrik, que compartió el segundo puesto con el chipriota Kyriakos Ioannou, ambos con 2,29.

Líder mundial del año con 2,40, Ukhov ha mejorado en siete centímetros su marca este año y en la actualidad es el más firme aspirante a poner en riesgo el récord mundial del cubano Javier Sotomator, que en pista cubierta es de 2,43 y data de 1989.

Ukhov compitió aquél día en Lausana bajo los efectos de una fuerte depresión que le llevó a ingerir más vodka de lo habitual. Según su colega Javier Bermejo, por aquellas fechas estaba reciente su exclusión de la selección olímpica y le habían abandonado su novia y su entrenador.

Tambaleante, incapaz de atarse los cordones y contra los consejos de los propios jueces, que se dieron cuenta rápidamente de su estado, Ukhov intentó superar el listón en 2,38, después de haber pasado en las alturas anteriores y sólo quedaba él en competición. Pasó la barra por debajo entre los abucheos del público.

Ahora, Ukhov está en el club de los 2,40, al que pertenecen sólo seis atletas en la historia, y es campeón de Europa.

En 3.000 metros, el británico de origen somalí Mo Farah demostró una superioridad incontestable al ganar con la mejor marca en la historia del torneo (7:40.17), rematando el trabajo de sus compatriotas Mark Draper, que se quemó en el primer mil, y Nick McCormick.

Rusia irrumpió con fuerza al frente del medallero con cinco medallas de oro, cuatro de ellas en categoría femenina. En la final de 1.500 Anna Alminova dio muestras de tener unas fuerzas inagotables. Por la mañana se ganó el puesto en la final de 3.000 del domingo, y por la tarde ganó la de 1.500 con 4:07.76, por delante de la española Natalia Rodríguez.