Yelena Isinbayeva recibe como "un honor único" su segundo Laureus como deportista femenina del año

ROMA, 27 (EUROPA PRESS)

La pertiguista rusa Yelena Isinbayeva ha sido galardonada con el Laureus como 'Mejor deportista femenina internacional del año' por segunda vez en su carrera, tras su sensacional actuación en los Juegos Olímpicos de Pekín, donde se colgó el oro con récord del mundo incluido.

Isinbayeva recibió el premio de manos del mítico futbolista inglés Sir Bobby Charton, el antiguo capitán de la selección francesa de fútbol Marcel Desailly y la leyenda italiana del esquí Alberto Tomba, miembros de la Academia Laureus del Deporte Internacional.

Además, el de hoy no sólo se trata de su segundo premio Laureus, ya que también ganó en 2007, sino que es el quinto año consecutivo en el que la de Volvogrado ha sido nominada.

La saltadora no dudó en calificar como "increíble" haber conseguido por segunda ocasión esta distinción. "Es un honor único. Quisiera expresar mi agradecimiento a los miembros de la Academia Laureus. Todos ellos han competido al máximo nivel y saben cuánta dedicación se necesita para mantenerse en la cima", afirmó al tiempo que se lo agradecía especialmente a su entrenador Vitaliy Petrov y a su mentor Sergey Bubka.

A Bubka, miembro de la Academia Laureus y ex saltador de pértiga, que fue la inspiración de Isinbayeva al principio de su carrera, le resultó imposible desplazarse a Roma, pero durante la presentación se leyó un mensaje suyo.

"Yelena es una atleta extraordinaria. Desde el momento en que estableció su primer récord mundial hace seis años, ha dominado el salto con pértiga femenino y lo ha convertido en una de las principales competiciones del atletismo. Fue la primera mujer que logró superar la barrera de los cinco metros y ya ha mejorado la plusmarca mundial en 24 ocasiones. Aún le quedan numerosos años al más alto nivel competitivo. ¿Quién sabe hasta dónde logrará llevar esta modalidad en el futuro?", comentó.

Isinbayeva logró su vigesimocuarta plusmarca mundial al saltar 5,05 metros en Pekín, lo que le permitió ganar su segunda medalla de oro olímpica. Se trataba de la novena victoria de su palmarés en uno de los campeonatos de mayor importancia, otras victorias incluyen títulos olímpicos, mundiales y europeos de pista cubierta y al aire libre.

Su dominio del atletismo fue reconocido en noviembre de 2008, al ser nombrada Mejor atleta femenina mundial del año de la IAAF (Federación Internacional de Atletismo) por tercera vez.

Las otras nominadas fueron la etíope Tirunesh Dibaba, primera mujer que ha conseguido ganar tanto los 5.000 como los 10.000 metros en las mismos Juegos; la australiana Stephanie Rice, triple campeona olímpica de natación en Pekín; la mexicana Lorena Ochoa, golfista número uno del mundo; y las estadounidenses Lindsey Vonn, ganadora de la Copa del Mundo de esquí alpino, y Venus Williams, que conquistó su quinto Wimbledon.