Bob Bell, director técnico de Renault, cada vez está "más satisfecho con el rendimiento del R29"

MADRID, 15 (EUROPA PRESS) Bob Bell, director técnico de la escudería Renault, declaró tras las sesiones de entrenamiento de pretemporada de la pasada semana en Jerez que, aunque "aún es pronto", está cada vez más "satisfecho con el rendimiento del coche", por lo que piensa que están cumpliendo los objetivos "para ofrecer un buen rendimiento en Melbourne". "Aún es pronto, pero cada vez estoy más satisfecho con el rendimiento del coche. No hay duda de que el test de Portimao fue una decepción para nosotros, ya que solo tuvimos un día sin lluvia, y aunque el coche mostró buena fiabilidad, aún teníamos muchas incógnitas respecto a su rendimiento", reconoció Bell en una entrevista concedida a 'F1-Live.com'. Tras las pruebas en Portimao, donde el R29 tuvo problemas de dirección, la última jornada en las de Jerez estuvo muy cerca de los tiempos del McLaren Mercedes. "Mejoramos muchas cosas en el test de Jerez y creo que hemos progresado mucho, en conjunto, creo que lo que hemos visto hasta ahora resulta prometedor", valoró. "Es cierto que no ofrecimos una buena actuación en esa primera prueba (en Portimao), pero eso no resultaba muy sorprendente, ya que simplemente sacamos el coche a pista con un chasis temporal", aclaró Bob Bell, que añadió que la intención entonces no era otra que "poder hacer kilómetros, evaluar su fiabilidad y poner en marcha el sistema KERS", por lo que no esperaban "que fuera competitivo". ESPERABAN MÁS PROBLEMAS CON EL SISTEMA KERS. Sobre la opinión de los pilotos acerca del coche, desveló que "los dos han sido muy positivos y la mayor sorpresa para ellos puede que fuera el sistema KERS", ya que todo el equipo pensaba que tendrían "muchos problemas con él y con la adaptación de los pilotos". Sin embargo, el directivo cree que "en realidad ha sido una transición bastante tranquila", y en cuanto a "las características básicas del coche, la semana rodando en seco el Jerez" ha sido muy positiva a la hora de "mejorar los reglajes del coche y colocar nuevos componentes", y tanto "Fernando Alonso como Nelson Piquet, parecían satisfechos con su estabilidad Aun siendo consciente de que el R29 no ha marcado los mejores tiempos durante las pruebas, Bob Bell está convencido de que "lo que importa es el rendimiento en relación a otros equipos y, por el momento, es muy difícil juzgarlo porque todo el mundo está realizando programas diferentes, con chasis temporal y distinta carga de combustible". "Creo que las cosas se aclararán cuando nos acerquemos al final de las pruebas de invierno, pero por ahora es muy complicado hacer comparaciones", valoró antes de explicar que, por lo que ha visto en Jerez, no piensa que "haya problemas graves con el coche, está bien equilibrado y responde bien a los cambios". ESPERAN "OFRECER UN BUEN RENDIMIENTO EN MELBOURNE". Sobre sus carencias avisó de que "falta un poco de adherencia, que es lo mismos para todos, pero mejorará" con los nuevos componentes y cuando continúen "con el desarrollo para la primera carrera". "En conjunto, creo que vamos en buen camino para ofrecer un buen rendimiento en Melbourne", concluyó. "Nunca se puede estar totalmente seguro y no hay suficientes horas al día para probar todas las combinaciones posibles. Con la nueva normativa de este año, todos los equipos han estado realizando el desarrollo a puerta cerrada, así que nos resulta sorprendente que haya tantas soluciones distintas como equipos", recordó. Y es que Bob Bell opina que "todo" lo que pueden hacer es "trabajar lo mejor posible y aceptar que, para empezar, los coches tendrán un aspecto muy distinto". "Hasta ahora no hemos visto nada en los coches de los rivales que nos preocupe demasiado o que me haga pensar que hemos tomado el camino equivocado", indicó. TODOS ESTÁN "SUFRIENDO" PORQUE HAY "MUCHOS MENOS TEST". También valoró el KERS, sobre el que "el equipo ha hecho un gran trabajo desarrollando el sistema, principalmente en los bancos de pruebas, y luego al colocarlo ha funcionado de forma muy fiable", pero comentó que "es justo decir que todos los equipos están sufriendo por el hecho de que este año haya muchos menos test". Por este descenso de jornadas de pruebas, Renault había preparado "un test para la semana que viene en Barcelona", pero cuando iniciaron "el programa de pruebas" se dieron cuenta de que "realmente es mejor retrasar ese test y trasladarlo a mediados de marzo", a pesar de los problemas que pueda ocasionar esta fecha. "Puede que sea más difícil desde un punto de vista logístico, porque tendremos que llevar el coche a Melbourne la semana que siguiente, pero nos da más tiempo de desarrollo para conseguir nuevos componentes para el coche y probarlos antes de Melbourne. Es algo que teníamos en mente como una posibilidad, y creo que es una decisión que vale la pena", analizó.