De la Rosa recibe un homenaje, pero advierte que no se retira

  • Montmeló (Barcelona), 9 may (EFE).- El piloto probador Pedro Martínez de la Rosa (McLaren-Mercedes) ha recibido hoy un homenaje por parte del Circuito de Cataluña por haber cumplido diez años en la F1, aunque el catalán ha avisado que no se toma el reconocimiento como un adiós.

Montmeló (Barcelona), 9 may (EFE).- El piloto probador Pedro Martínez de la Rosa (McLaren-Mercedes) ha recibido hoy un homenaje por parte del Circuito de Cataluña por haber cumplido diez años en la F1, aunque el catalán ha avisado que no se toma el reconocimiento como un adiós.

"Los homenajes son de retirada pero yo no me voy, porque todavía tengo cuerda para mucho rato. Dentro de 10 años, otra vez aquí", señaló el catalán después de haber recibido un pastel con velas para celebrar que este año se ha cumplido su debut como piloto de la F1, cuando arrancó un punto con un Arrows en 1999 en Australia.

Este éxito Pedro Martínez de la Rosa estuvo al nivel de los debuts de Jean Alesi y Alain Prost, quienes también se subieron a un monoplaza por primera vez en una carrera y entraron en los puntos. Por desgracia para De la Rosa, su carrera no tiene nada que ver con la firmada por los dos franceses.

Desde el 2003, Pedro Martínez de la Rosa es piloto probador de McLaren y aún cree que tendrá su oportunidad, pues en el pequeño homenaje que se le ha brindado en el 'paddock' del Circuito de Cataluña, ha emplazado a todos a otros reconocimiento "dentro de diez años más". Estuvieron en el homenaje el director del trazado catalán, Ramón Praderas, y el jefe del equipo McLaren, Martin Whitmarsh.

"No me voy a retirar. Agradezco este detalle. Esto es un punto y seguido", insistió el piloto barcelonés, que dijo que la trayectoria en la que desea inspirarse no es la del veterano Rubens Barrichello (Brawn GP, 38 años), sino en el legendario argentino Juan Manuel Fangio, quien a los 46 años logró su quinto y último título de la F1.

Finalmente, De la Rosa, que volvió a expresar un optimismo a prueba de bombas, sí que reconoció que la vida de un piloto de pruebas "es muy dura, porque no haces lo que te gustaría, que es correr".

"Espero pasar los próximos diez años corriendo. Podría batir un récord de longevidad en el mundial, frente a la precocidad de los pilotos que ahora llegan a la F1", señaló.