92-88. Surge el corazón de los campeones y los Celtics toman la ventaja

  • Boston (EEUU), 12 may (EFE).- Los Celtics de Boston consiguieron otro triunfo apelando a la épica al remontar una desventaja de 14 puntos en el cuarto periodo para vencer por 92-88 a los Magic de Orlando en el quinto partido de las semifinales de la Conferencia Este.

92-88. Surge el corazón de los campeones y los Celtics toman la ventaja

92-88. Surge el corazón de los campeones y los Celtics toman la ventaja

92-88. Surge el corazón de los campeones y los Celtics toman la ventaja

92-88. Surge el corazón de los campeones y los Celtics toman la ventaja

Boston (EEUU), 12 may (EFE).- Los Celtics de Boston consiguieron otro triunfo apelando a la épica al remontar una desventaja de 14 puntos en el cuarto periodo para vencer por 92-88 a los Magic de Orlando en el quinto partido de las semifinales de la Conferencia Este.

La victoria permitió a los Celtics ponerse con ventaja de 3-2 en la eliminatoria al mejor de siete partidos y el sexto se disputará el próximo jueves en el Amway Arena de Orlando.

Muy pocos creían que los Celtics, después de ser dominados durante los tres primeros cuartos de partido y comenzar el cuarto con una racha negativa y parcial de 63-77 cuando faltaban 8:48 minutos para el final, pudiesen darle la vuelta al marcador.

Pero surgió el corazón de los campeones, esta vez representado por el base reserva Stephon Marbury, que anotó 12 puntos en el cuarto periodo, y el "milagro" fue posible de nuevo para los actuales campeones de liga, que vieron como con una racha de 13-0 se ponían por delante con un solo punto (86-85) y 1:20 minuto para concluir el partido.

El autor de la canasta de la ventaja decisiva fue el escolta Ray Allen, que anotó un triple monumental, el segundo del partido en cinco intentos, después de haber tenido otra noche irregular con sólo tres aciertos en 11 tiros de campo.

El delirio se apoderó de los seguidores de los Celtics, que llenaban el Northbank Garden, mientras que el los Magic eran incapaces de reaccionar después de haber estado nada menos que 5:19 minutos sin anotar un sólo punto.

Con la ventaja, los Celtics también hicieron una gran defensa y aseguraron la victoria con los tiros desde la línea de personal de Eddie House, Allen y el alero Glen "Big Baby" Davis, que volvió a ser el líder del ataque de los Celtics al conseguir 22 puntos y siete rebotes.

Si Davis fue el héroe del cuarto partido con la canasta en la última décima de segundo que les dio el triunfo 85-96, de nuevo se consagró como la gran revelación del equipo en la fase final y nada menos que cubriendo la ausencia del alero estrella Kevin Garnett.

"Todo el equipo ha puesto el corazón en el campo, pero el gran artífice de nuestra remontada y que creyó en el triunfo ha sido Marbury (Stephon), que se echó sobre sus hombros toda la responsabilidad de anotar cuando no lo estábamos haciendo bien en ese apartado", declaró el entrenador de los Celtics, Doc Rivers.

Marbury jugó sólo 15 minutos pero anotó 5 de 10 tiros de campo, incluido un triple en dos intentos, y 1-1 desde la línea de personal, para dar también dos asistencias.

Mientras que el alero Paul Pierce aportó 19 puntos (6-11 y 7-7 ), capturó nueve rebotes, dio ocho asistencias y recuperó dos balones en una gran labor de equipo.

Especialmente porque el base Rajon Rondo no tuvo su mejor noche y se quedó con sólo seis tantos después de fallar nueve de 12 tiros de campo, incluidos tres intentos de triples, capturó nueve rebotes, dio cinco pases de anotación y perdió tres veces el balón de las ocho que registró el equipo.

Allen se quedó con sólo 13 tantos, pero logró el triple decisivo, después de haber superado una racha de 11 tiros desde fuera del perímetro fallados, la más larga en la historia de la fase final.

"Hemos demostrado que en la competición de la fase final somos todavía un equipo más especial y la manera como estamos luchando demuestra lo que significa el título de campeones", destacó Pierce. "Sabíamos que este partido era el que había que ganar y lo conseguimos".

Los Magic, que vivieron la experiencia a la inversa de lo que sucedió en el cuarto partido, cuando también ellos vinieron de atrás para ponerse con la ventaja parcial de 85-84, antes que llegase la canasta milagrosa de Davis, no tuvieron la suerte de encontrar al jugador que hiciese lo que el héroe de los Celtics.

Porque ni el alero turco Hedo Turkoglu ni el base Rafer Alston fueron capaces de aprovechar las dos posesiones de balón que les hubiese permitido ponerse por delante en el marcador después que anotara el triple Allen.

Una vez más, los Magic tampoco tuvieron al jugador líder que se encargarse de hacer los tiros decisivos, porque el pívot Dwight Howard, el alero Rashard Lewis y el propio Turkoglu fallaron.

Howard en su línea de conseguir un doble-doble aportó 12 puntos con 17 rebotes para llegar al vigésimo primero que consigue en la fase final, nueva marca en la historia de la NBA.

Mientras que Lewis con 19 puntos y Turkoglu, que aportó 18 tantos, encabezaron la lista de los encestadores de los Magic que tuvieron un 45,0 por ciento de acierto en los tiros de campo y el 25 (6-24) de triples, comparados al 42,3 y 31,3 (5-16), respectivamente, de los Celtics.

El equipo de Boston estuvo perfecto desde la línea de personal con 21-21 por 10-12 de los Magic.

A pesar del gran juego bajo los aros de Howard, los Celtics como equipo, liderados por el pívot Kendrick Perkins, con 11 rebotes, superaron a los Magic al conseguir 42 por 39 del equipo de Orlando.

Ahora las estadísticas tampoco le favorecen a los Magic después que los 32 equipos que se han puesto con la ventaja de 3-2 en la serie al mejor de siete han logrado clasificar a la siguiente ronda.