Baloncesto.- Javi Salgado dice que sus 300 partidos son la "muestra de todo el camino recorrido" por Bilbao Basket

BILBAO, 25 (EUROPA PRESS) El base Javi Salgado cumplirá este domingo en el Palau Olimpic de Badalona 300 partidos con la camiseta del iurbentia Bilbao Basket, una cifra redonda que llena de orgullo al capitán 'rojillo' porque supone haber sido partícipe de todo el camino recorrido por el conjunto bilbaíno, desde sus inicios en la LEB-2 hasta su participación en la 'Final a Ocho' de la Eurocup. Tan sólo una apendicitis ha impedido que Salgado alcanzara esa mágica cifra el misma día que lo logró su entrenador, Txus Vidorreta, quien ante el Lietuvos Rytas dirigió su partido oficial número 300 con el Bilbao Basket. El base de Santutxu acumula 8.017 minutos de juego, 3.450 puntos y 1.155 asistencias en los 299 partidos oficiales que ha disputado. Salgado ha jugado en el Bilbao Basket 41 partidos en LEB-2 (entre Liga, 'play-off' y Copa), 81 en LEB (Liga, Copa, 'play-off' y Final), 165 en ACB (Liga, 'play-off', Copa y Supercopa) y 12 en Eurocup. "Esta cifra me hace sentir que me voy haciendo mayor", bromeó Javi Salgado en declaraciones al web de Bilbao Basket. "La verdad es que es un orgullo para mí. Ver dónde estábamos cuando yo empecé aquí en LEB-2 y todo el camino que se ha recorrido hasta ahora es algo increíble. Estamos hablando de pasar de jugar en LEB-2 a una 'Final a ocho' en la Eurocup. Es la muestra de todo lo que se ha recorrido y estoy orgulloso de haber podido participar en ello", continuó. El "ascenso a ACB en León" es el mejor recuerdo que guarda Salgado de estos 300 partidos y de las siete temporadas que lleva en el equipo. "Era algo que cuando estábamos en LEB-2 parecía muy lejano, casi utópico, y en tres años lo conseguimos, y además con un 3-0, por la vía rápida, con los aficionados allí. Para mí ese día fue redondo", señaló. El peor, por contra, fue "el primer partido en ACB contra el Tau", que se saldó con una derrota monumental de los bilbaínos, por 57-104. "Para mí fue una pesadilla todo el partido, tuve que jugar muchos minutos, íbamos perdiendo de 20, de 30 en la segunda parte y el Tau no paraba de apretar. Fue una de las pocas veces que he estado en una cancha de baloncesto deseando que se acabara un partido", confesó. Para Salgado, el mayor salto competitivo fue pasar "de LEB a ACB". "El primer año en ACB sí que fue duro, además con el equipo en situaciones de pelear por no descender. Ese año fue el que más tuve que reciclar y ser capaz de darme cuenta de que había que cambiar muchas cosas y en ello tuvo que ver la labor de Txus, el hecho de que sabe exigirte en cada momento", señaló. LA CONEXIÓN CON VIDORRETA Javi Salgado puede estar orgulloso de haber sido profeta en su tierra, al igual que Txus Vidorreta. "Igual al de casa se le exige más, se le valora tal vez un poco menos. Pero también es cierto que las muestras de cariño quizás también sean más especiales en muchos casos por ser de la casa", afirmó. Salgado y Vidorreta han crecido deportivamente juntos, al mismo tiempo que lo ha hecho el equipo de la ciudad. La clave de esa continuidad es, a juicio del jugador bilbaíno, que ambos, con su trabajo en la pista, han ido progresando y adaptándose a lo que la propia competición le iba requiriendo. "Los dos hemos mejorado mucho, hemos ido subiendo de categoría y lo hemos hecho bien", afirmó. Además, destacó "el entendimiento que siempre ha habido entre los dos". "Yo ya sé cuando Txus está contento con mi trabajo, cuando no, lo que me pide y lo que no. El baloncesto es un deporte de muchísimos matices y detalles y siempre hay que ir mejorando, hablando, corrigiendo cosas, seguir aprendiendo. Pero digamos que después de ocho años ya nos vamos conociendo bastante", apuntó. A su juicio, la mayor virtud de Txus Vidorreta es ser "capaz de sacar lo mejor de cada jugador". "Es capaz de capaz de sacar gran rendimiento a jugadores que a veces venían de no jugar, o que venían de jugar bien en otros equipos y que aquí se han consagrado y han hecho un gran papel. Es un gran motivador, sabe exprimirte, exigirte más a nivel individual y colectivamente tiene una gran capacidad para preparar y visualizar los partidos antes de jugarlos", aseguró. El capitán del Bilbao Basket se siente un "privilegiado" por poder dedicarse profesionalmente a lo que lleva haciendo desde "los ocho años" y que le ha tenido "enganchado" desde entonces. "Muchísima gente aficionada al baloncesto o a otros deportes se cambiaría por mí, aunque no es fácil llegar a jugar en la ACB y hacerlo con el equipo de tu ciudad. Es algo que valoro muchísimo, además del respeto que te puedes ganar con el paso de los años entre mis compañeros, aficionados y gente del baloncesto en general a nivel nacional", aclaró. LA FINAL DE TURÍN A los buenos momentos que ha vivido Salgado en Bilbao Basket se ha unido otro acontecimiento importante como la participación del equipo en la 'Final a ocho' de Turín, "algo muy bonito y que quizás hasta ahora no se le ha dado el valor que tiene", subrayó. "Es algo que pocos equipos podrán decir en su primer año en Europa. Hasta ahora no hemos pensado mucho en Turín porque estamos concentrados en la ACB, pero cuando se vaya acercando iremos haciendo una mentalización especial para afrontar esa cita que supone ganar tres partidos contra equipos fuertes de Europa. A un partido hemos demostrado que podemos ganar al Real Madrid, al Tau, al Barcelona. Por lo tanto por qué no vamos a poder ganar a quien sea", concluyó esperanzado.