Baloncesto.- Salva Maldonado cumplirá su partido 300 en ACB ante el Real Madrid de su cuñado Joan Plaza

"Plaza y yo no tenemos un pacto para repartirnos las victorias, aunque gane quien gane la familia estará contenta" MADRID, 26 (EUROPA PRESS) El entrenador del Kalise Gran Canaria, Salva Maldonado, cumplirá este fin de semana su partido número 300 en la Liga ACB, en el duelo que disputará su equipo ante el Real Madrid, que entrena su cuñado Joan Plaza. "Me siento feliz y contento de llegar a estos 300 partidos y también de poder trabajar en algo que me gusta y que me ilusiona. Son casi 20 años dedicándome profesionalmente a ello. También he tenido el placer de poder jugar muchos partidos europeos y cinco temporadas en la LEB", apunta el preparador. Salva Maldonado debutó como primer entrenador en la competición en la temporada 1994-95, dirigiendo al Ricoh Manresa, equipo en el que estuvo durante tres campañas. Posteriormente estuvo en el Cajasol y el TAU Cerámica, además de varios equipos de la liga LEB. En la campaña 2005-06 ficha por el Kalise Gran Canaria, donde sustituye a su amigo Pedro Martínez. Esta es su cuarta campaña consecutiva con el conjunto canario, con el que acumula un excelente balance de 76 victorias y 59 derrotas. Maldonado, que ha disputado 'play-off' en todas las temporadas completas que ha dirigido a un equipo ACB (exceptuando la pasada), cuenta en su palmarés un título de Copa del Rey, que conquistó con el Ricoh Manresa en la edición de Murcia'96. Además, la celebración de los 300 partidos de Maldonado en ACB llegará ante un Real Madrid dirigido por Joan Plaza, su cuñado. Hasta el momento se han visto las caras en seis ocasiones, cinco partidos en ACB y uno en la Copa del Rey, con un balance de 5-1 para Joan Plaza. "Plaza y yo no tenemos un pacto para repartirnos las victorias, aunque gane quien gane la familia estará contenta. Estaría bien ganar el de casa, aunque recuerdo que la temporada pasada nos ganaron con mucha claridad", reconoce el preparador del conjunto grancanario. Maldonado desvela, además, que en su "familia se habla mucho de baloncesto". "Somos quince personas que estamos metidos en este mundillo. En las reuniones familiares ni Joan ni yo hablamos de nuestros equipos, lo hacemos del baloncesto en general", concluyó.