Bryant y los árbitros pudieron con los Rockets; los Celtics se exhibieron

  • Houston (EEUU), 7 may (EFE).- Espectáculo bochornoso el que se vivió en el Staples Center de Los Ángeles, donde los árbitros y el juego violento fueron los protagonistas del segundo partido de las semifinales de la Conferencia Oeste que ganaron por 111-98 el equipo local de los Lakers ante los Rockets de Houston.

Houston (EEUU), 7 may (EFE).- Espectáculo bochornoso el que se vivió en el Staples Center de Los Ángeles, donde los árbitros y el juego violento fueron los protagonistas del segundo partido de las semifinales de la Conferencia Oeste que ganaron por 111-98 el equipo local de los Lakers ante los Rockets de Houston.

Una vez más, la estrella de los Lakers, Kobe Bryant, fue la figura, mientras que el alero Ron Artest, de los Rockets, pagó con su fama de polémico y jugador impulsivo para terminar expulsado.

La salida de Artest, faltaban siete minutos para concluir el partido, permitió a Bryant jugar a placer y con 40 puntos, más la gran ayuda del ala-pívot español Pau Gasol, que aportó 22 tantos y 14 rebotes fueron la clave del triunfo de los Lakers.

Artest antes de irse a los vestuarios anotó 25 puntos, mientras que el alero reserva Carl Landry aportó 21 tantos, su mejor marca como profesional en la fase final, con 10 rebotes para los Rockets, que recuperaron una desventaja de 14 puntos en la primera mitad.

El pívot Yao Ming terminó el partido con 12 puntos y 10 rebotes aunque vio limitada su acción, ya que cometió tres faltas personales en el primer tiempo, dos de las cuales sólo las vieron los árbitros.

Las emociones se caldearon en la segunda mitad, obligando a la expulsión del base Derek Fisher y Artest en un partido en que se señalaron cinco faltas técnicas, incluyendo una a Bryant, Artest, el alero argentino Luis Scola, Luke Walton y Lamar Odom.

Enn el Northbank Garden de Boston se dio una gran exhibición de baloncesto por parte del equipo local de los Celtics que vencieron 112-94 a los Magic.

Se acabaron las concesiones por parte de los Celtics y los campeones de liga dieron toda una exhibición de juego individual y de conjunto para conseguir la victoria y empatar a 1-1 la eliminatoria de semifinal de la Conferencia Este.

No pudo salirle mejor el partido a los Celtics después de haber perdido el primero (90-95) de la serie al mejor de siete, y no sólo consiguieron la victoria sino que además lograron todos los objetivos que había propuesto el entrenador Doc Rivers.

Entre otros no tener ningún tipo de tensión mental con un marcador ajustado, ganar fácil y además darle descanso a los titulares de cara a los dos próximos partidos que se van a disputar en Orlando a partir del viernes, que se jugará el tercero.

El gran protagonista del partido volvió a ser sin discusión el base reserva, Eddie House, que fue el líder del ataque de los Celtics al conseguir 31 puntos, su mejor marca como profesional, en sólo 28 minutos que estuvo en el campo.

House, que puede ser decisivo en la suerte de los Celtics no sólo de cara a esta eliminatoria sino a la siguiente si superan las semifinales, anotó 11 de 14 tiros de campo, incluidos 4 de 4 triples, y 5-6 desde la línea de personal.

El base de los Celtics rompió el marcador en el tercer periodo al anotar 13 puntos y permitir al alero titular Paul Pierce jugar sólo 16 minutos para que recuperase de las molestias que sufre en la pierna derecha.

House se convirtió en el primer reserva de los Celtics que superó la barrera de los 30 puntos desde que lo hiciese Kevin McHale, en la temporada de 1993, cuando se retiró.

Junto a House, el escolta Ray Allen también fue otro jugador muy diferente al del primer partido al conseguir 22 puntos, mientras que el pívot Kendrick Perkins logró 16 tantos con nueve rebotes y dos tapones.

Pero quien iba a tener una actuación individual histórica fue el base Rajon Rondo al lograr su tercer triple-doble en lo que va de la fase final, algo que sólo ha conseguido el legendario Larry Bird con los Celtics.

Rondo hizo la marca con un mate espectacular antes que concluyese el tercer periodo para al final del partido lograr 15 puntos, 18 asistencias y 11 rebotes.

Para los Celtics fue su primer triunfo en Boston contra los Magic en la fase final después que perdieron el único que disputaron en la serie al mejor de cinco en 1995.

La victoria de los Celtics fue vista por los legendarios Bill Russell, Tommy Heinsohn, JoJo White y John Havlicek, que estuvieron presentes en las gradas del Northbank Garden, mientras que el alero estrella actual, Kevin Garnett, tuvo que seguir de nuevo el partido sentado en el banquillo de los reservas con el traje de calle.

El pívot Dwight Howard, con 12 puntos, 12 rebotes y una asistencia esta vez no pudo ser el líder ganador para los Magic que también tuvieron la aportación del alero Rashard Lewis y del reserva francés Mickael Pietrus al anotar 17 tantos cada uno.