ÚLTIMA HORA 13:51 Un avión con medio centenar de pasajeros se estrella en el norte de Pakistán al poco de despegar

CAI Zaragoza, solo una alegría en siete años de historia

  • Zaragoza, 10 may (EFE).- Al Basket Zaragoza 2002, deportivamente CAI Zaragoza, solo le ha durado exactamente un año la alegría de lograr el ascenso a la Liga ACB, en una historia de siete temporadas en las que las espinas en su caminar han sido constantes.

CAI Zaragoza, solo una alegría en siete años de historia

CAI Zaragoza, solo una alegría en siete años de historia

Zaragoza, 10 may (EFE).- Al Basket Zaragoza 2002, deportivamente CAI Zaragoza, solo le ha durado exactamente un año la alegría de lograr el ascenso a la Liga ACB, en una historia de siete temporadas en las que las espinas en su caminar han sido constantes.

Los zaragozanos cerraron ayer un sueño que se convirtió en pesadilla conforme se fueron consumiendo las fechas ante el CB Murcia, el mismo equipo que tres años antes le cerró el paso hacia la máxima categoría del baloncesto español en el quinto y definitivo partido y en el mismo escenario, el Pabellón Príncipe Felipe.

El club rojillo nació como el rico de la Liga LEB y su presuntuoso arranque le condujo en su primera temporada a jugarse frente al Ciudad de Huelva la permanencia.

En las cuatro siguientes temporadas llegó en tres ocasiones a la eliminatoria definitiva y en todas terminó cayendo en el quinto y definitivo partido frente a C.B. Granada (2003-04), C.B. Murcia (2005-06) y León Caja España (2006-07), y frente a este último perdió en cuartos de final en la 2004-05 por un inapelable 3-0.

A la sexta (2007-08) terminaron alcanzando su sueño los zaragozanos, precisamente el primer año en el que el campeón de la fase regular lograba el ascenso de manera directa, aunque sus puestos en temporadas anteriores se habían quedado por debajo de ese nivel tras haber sido sexto (dos veces), segundo y tercero, consecutivamente.

Los zaragozanos comenzaron con José Ángel Arcega en la faceta de director deportivo, hasta que el ex madridista Alberto García Chapuli, que tras descender ayer el equipo anunció su final de ciclo con el CAI Zaragoza, se hizo cargo de esta parcela y terminó logrando la anhelada presencia en la elite a la tercera intentona, aunque la alegría se ha consumido rápidamente.

Los únicos que se han sido capaces de estar a la altura de las circunstancias han sido los aficionados que, como en los mejores tiempos del C.B. Baloncesto Zaragoza de José Luis Rubio, fueron los que dieron e incrementaron su respaldo conforme pasaban las temporadas hasta rozar el lleno en el pabellón Príncipe Felipe de forma casi permanente, los casi once mil asientos.

Ahora se abre un periodo de reflexión en el que no se descarta nada, incluso que los graves problemas económicos que arrastran algunos equipos pueda ser la rendija por la que seguir en la elite.

El presidente, Reynaldo Benito, que también anunció su intención de poner su cargo a disposición de la junta directiva y los accionistas, aunque todo hace pensar que seguirá, manifestó que tanto el principal patrocinador, Caja Inmaculada, como el resto, van a mantener su respaldo al proyecto.