El Barcelona necesita acabar con la espiral de derrotas ante el TAU

  • Barcelona, 25 mar (EFE).- El Regal Barça necesita acabar con las historias recurrentes con final conocido -derrota en los últimos siete enfrentamientos- en que se han convertido sus partidos en casa ante el TAU para sobrevivir al potencial de los vitorianos y tener alguna opción de clasificarse para la 'Final a cuatro' de la Euroliga.

El Barcelona necesita acabar con la espiral de derrotas ante el TAU

El Barcelona necesita acabar con la espiral de derrotas ante el TAU

Barcelona, 25 mar (EFE).- El Regal Barça necesita acabar con las historias recurrentes con final conocido -derrota en los últimos siete enfrentamientos- en que se han convertido sus partidos en casa ante el TAU para sobrevivir al potencial de los vitorianos y tener alguna opción de clasificarse para la 'Final a cuatro' de la Euroliga.

Ante el equipo de Dusko Ivanovic, el Barça parece tener un problema mental. El equipo catalán aparece en el escenario falto de tensión, el TAU obtiene una rápida ventaja y los 'blaugrana' se obligan a jugar contracorriente durante todo el encuentro.

Y esa fórmula se ha demostrado letal para sus intereses. Admite su técnico, Xavier Pascual, que el TAU es el único equipo que saca de sus casillas al Barça, que es capaz de empañar sus buenos números, de echar por tierra el gran trabajo realizado hasta entonces.

Así se ha demostrado. El Regal Barça llevaba doce partidos seguidos con victoria en Europa, no perdía en Euroliga en el Blaugrana desde enero de 2008, por eso el equipo y sus aficionados confiaban en sacar adelante la eliminatoria, gracias al factor cancha, perdido a las primeras de cambio y de forma inapelable.

Ante el segundo partido de la eliminatoria de mañana, Pascual necesita que su equipo se recupere anímicamente, pero sobre todo cambiar el guión y llevar el partido a su terreno. En el primer partido Juan Carlos Navarro apareció tarde, Fran Vázquez no se demostró como el jugador dominador de los últimos partido y sólo Ersan Ilyasova (14 puntos y 13 rebotes) y Roger Grimau estuvieron a su nivel habitual.

Sabe el Barça que, seguramente, mañana tendrá su última oportunidad, porque viajar a Vitoria con un 0-2 en contra y la obligación de ganar tres partidos ante el TAU se presume con una misión prácticamente imposible.

Pascual necesita recuperar anímicamente a su equipo. Controlar el ritmo del partido, presionar más en defensa y someter a Pablo Prigioni. El base argentino ofreció una clase de maestría en el primer partido: 17 puntos, 8 asistencias, 25 de valoración y un triple a 2:09 del final cuando el Barça se había acercado en el tanteador (72-77).