El CSKA de Moscú y el Panathinaikos se adelantan en sus series

MADRID, 24 (EUROPA PRESS) El actual campeón de la Euroliga, el CSKA de Moscú, que se impuso (56-47) al Partizán, y uno de los grandes favoritos al título, el Panathinaikos, que hizo lo propio con el Montepaschi de Siena (90-85), cumplieron los pronósticos en los primeros partidos de las eliminatorias de cuartos de final de la máxima competición continental. Además, el Real Madrid no pudo sorprender al Olympiacos griego, con el que cayó en Atenas por 88-79, en una noche europea en la que el Tau Cerámica fue el único conjunto capaz de vencer a domicilio, después de imponerse con autoridad (75-84) en el Palau Blaugrana, recuperando el 'factor cancha' en la serie. En Moscú, el vigente campeón continental, el CSKA, no se dejó sorprender por el joven Partizán de Belgrado, que sufrió un colapso en el primer período (13-3) y acabó cediendo (56-47) ante el poderío del conjunto de Messina, muy eficiente en labores defensivas y que aseguró el 1-0 en su eliminatoria. Y es que pronto comprobaron los serbios que su rival por un puesto en la 'Final Four' no titubea en los momentos cruciales. Los rusos realizaron una defensa sin fisuras desde el inicio, permitiendo a los serbios anotar sólo un triple durante todo el primer período y encarrilando un triunfo sin excesivo brillo pero autoritario. Sólo el pésimo acierto exterior (2/22 en triples) del bloque de Ettore Messina evitó un resultado de mayor dureza para el Partizán, que tendrá que mejorar su acierto ofensivo si quiere dañar a un bloque como el CSKA de Moscú, tan profundo en su rotación como voraz en su espíritu competitivo. El esloveno Erazem Lorbek fue, con 16 puntos, el máximo anotador del duelo, aunque el hombre más decisivo sobre el parquet fue el poderoso alero Viktor Khryapa (8 puntos, 10 rebotes, 4 asistencias y 2 tapones) que disputó un partido muy completo y marcó diferencias con su intensidad defensiva. Por otro lado, tampoco falló otro de los favoritos, el Panathinaikos griego, que se impuso (90-85) al Montepaschi de Siena en un disputado encuentro en el que la mejor rotación helena acabó resultando decisiva. En un OAKA con un aspecto infernal, con 18.000 seguidores arropando a los suyos, el magnífico encuentro de la pareja formada por Terrell McIntyre (27 puntos, 6 rebotes y 6 asistencias) y Romain Sato (29 tantos y 9 capturas) no fue suficiente para el cuadro italiano, que tratará de mejorar como grupo en el próximo duelo para intentar llevarse un triunfo del 'infierno' griego. Y es que si por algo se caracteriza el Panathinaikos es por la calidad de todos sus jugadores, aspecto que acabó decantando la balanza. Pekovic (21 puntos) lideró a los suyos, pero estuvo perfectamente secundado por hombres como Fotsis, Spanoulis, Perperoglou o Batiste, que realizando a la perfección su rol aseguraron la victoria local. --RESULTADOS. CSKA Moscú - Partizán 56 - 47. Panathinaikos - Montepaschi Siena 90 - 85. REGAL FC BARCELONA - TAU CERÁMICA 75 - 84. Olympiacos - REAL MADRID 88 - 79.