CRISIS EN EL PSOE Estos son los 17 miembros de la Ejecutiva del PSOE que han presentado su dimisión

El Estudiantes materializa la sorpresa de cuartos

  • Madrid, 20 feb (EFE).- La Copa del Rey resulta territorio abonado para las sorpresas, además, lo habitual es que salte sin ir más allá de la primera ronda y, en esta edición, sólo cabía ya una posibilidad en manos del MMT Estudiantes, que la materializó con esfuerzo y nervios templados en un minuto final de infarto ante el DKV Joventut (80-75).

El Estudiantes materializa la sorpresa de cuartos

El Estudiantes materializa la sorpresa de cuartos

Madrid, 20 feb (EFE).- La Copa del Rey resulta territorio abonado para las sorpresas, además, lo habitual es que salte sin ir más allá de la primera ronda y, en esta edición, sólo cabía ya una posibilidad en manos del MMT Estudiantes, que la materializó con esfuerzo y nervios templados en un minuto final de infarto ante el DKV Joventut (80-75).

El esloveno Samo Udrih lideró a los colegiales con veintitrés puntos (cuatro de seis de dos, tres de cinco de tres, seis de seis tiros libres, seis rebotes y dos asistencias). El escolta consiguió veinticuatro puntos de valoración y fue el único que superó el rendimiento de Ricky Rubio (dieciséis tantos con siete de diez dobles, cero de cuatro triples, dos de dos libres, tres rebotes, seis recuperaciones y siete asistencias).

La resolución de la eliminatoria, en un último minuto apasionante, la dieron Udrih, el estadounidense Corey Brewer (dieciséis) y el checo Martin Rancik, que puso la guinda con un par de aciertos desde la línea de personal (80-75). La Copa ya tiene su sorpresa.

Algo con lo que el Kalise Gran Canaria ha soñado en cuatro de las últimas cinco ediciones coperas y que el estadounidense Marcus Haislip, a la par que una acertada defensa del Unicaja sobre el lanzador de los grancanarios, el canadiense Alex English, al que maniató durante todo el primer tiempo, impidieron de nuevo.

Haislip rompió el choque desde la distancia (cuatro de cinco triples) y abrió la vía hasta el 79-69 que hundió la nave insular. El norteamericano lo hizo bonito, oportuno y vistoso (tres de ocho de dos, cuatro de seis libres cinco rebotes y una asistencia. En la discreción se movió el checo Jiri Welsch (doce tantos y veinte de valoración).