El liderato en la liga regular, una "maldición" para el TAU

  • Vitoria, 6 may (EFE).- El Tau ha logrado por quinta vez finalizar como líder la fase regular y disfrutar de la ventaja de campo en los cruces hasta el título de Liga, pero en las cuatro ocasiones anteriores que finalizó primero en ninguna pudo alzarse al final con el campeonato.

El liderato en la liga regular, una "maldición" para el TAU

El liderato en la liga regular, una "maldición" para el TAU

Vitoria, 6 may (EFE).- El Tau ha logrado por quinta vez finalizar como líder la fase regular y disfrutar de la ventaja de campo en los cruces hasta el título de Liga, pero en las cuatro ocasiones anteriores que finalizó primero en ninguna pudo alzarse al final con el campeonato.

Las estadísticas le avalan porque 16 de los últimos 25 campeones han hecho valer esa primera plaza, pero los vitorianos son uno de esos equipos que no cumplen la regla. De hecho las dos Ligas logradas por el Tau, en 2002 y 2008, han llegado desde la cuarta posición al final de la Liga Regular.

En la temporada 1997/98 en el debut de Sergio Scariolo, el Tau completó una brillante fase regular y acometió las series con la ventaja de campo en todos los cruces.

La final le enfrentó al TDK Manresa, liderado por Joan Creus, y el equipo catalán hizo historia al romper la tradición hasta entonces de que el campeón de la fase regular siempre se alzaba con el título, para desgracia del Baskonia.

En la temporada 2003/04 el Tau tampoco pudo hacer buena esa primera plaza y cedió ante Estudiantes en el quinto partido de las semifinales.

Una temporada después, el Tau protagonizó el final de Liga más increíble. Después de dominar la fase regular, los vitorianos perdieron el título ante su afición contra el Real Madrid, desperdiciando una renta de ocho puntos en el último minuto.

Alberto Herreros anotó el último triple de su carrera en los segundos finales del partido y dio la liga al equipo de Bozidar Maljkovic, ante la desesperación de un incrédulo Buesa Arena.

En la temporada 2006/07 se repitió de nuevo la historia para un Tau que ni siquiera llegó a la final y vio como el Barcelona le apeaba del torneo en las semifinales.