El Madrid anhela un triunfo para jugárselo todo en Atenas

  • Madrid, 1 abr (EFE).- El Real Madrid buscará mañana ante el Olympiacos, de nuevo en Vistalegre, igualar la eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga y volver a Atenas para jugarse a una carta el pase a la final entre cuatro, que se disputará en Berlín del 1 al 3 de mayo.

El Madrid anhela un triunfo para jugárselo todo en Atenas

El Madrid anhela un triunfo para jugárselo todo en Atenas

Madrid, 1 abr (EFE).- El Real Madrid buscará mañana ante el Olympiacos, de nuevo en Vistalegre, igualar la eliminatoria de cuartos de final de la Euroliga y volver a Atenas para jugarse a una carta el pase a la final entre cuatro, que se disputará en Berlín del 1 al 3 de mayo.

La victoria de ayer sobre el equipo de El Pireo (Atenas) por 71-63 significó poner el 1-2 en la eliminatoria de cuartos de final. El Real Madrid sigue sin margen de maniobra porque necesita vencer para seguir vivo y poder jugar en Atenas el que sería quinto y definitivo partido de la serie, pero fue un pequeño-gran paso para sus intereses.

Las dos victorias iniciales del Olympiacos en Atenas pusieron ante el Madrid un muro que parecía infranqueable con la obligación de ganar tres partidos consecutivos ante el equipo con mayor presupuesto de Europa. Un mundo.

Ahora, la empresa sigue siendo igual de complicada, pero las dimensiones se han reducido. Hay que ganar dos partidos. El primero, mañana en Vistalegre.

"Creo que nos merecemos ir a Grecia, a poner el listón alto", declaró Joan Plaza, entrenador del Real Madrid, al término del partido de ayer, añadiendo que "la defensa fue clave". Sin duda, la defensa volverá a ser un factor importante, como también la resistencia física de los jugadores de ambos equipos.

Es la primera vez que se juega una eliminatoria, al mejor de cinco partidos, en mitad de la temporada, y no se sabe muy bien la incidencia que puede tener en el rendimiento de cada equipo. El Real Madrid, además, afrontará su sexto partido en doce días, mientras que el Olympiakos no ha tenido competición doméstica entre sus enfrentamientos con los blancos.

Plaza vaticinó "un partido distinto" para mañana, con "posesiones más cortas" y un enfrentamiento "más tosco". El 'colchón' de Olympiakos se ha reducido y también tendrá que lidiar con los nervios, lo que acorta la posible distancia de calidad que separa a los dos equipos.

El Madrid, a juicio de su entrenador, "no se merecía una eliminación por 0-3" y ahora busca el respeto en Europa, el derecho a jugarse en Atenas su presencia en la final entre cuatro. Y el único camino es ganar otra vez en Vistalegre.