La Copa desfigura el Real Madrid-Barcelona

  • Madrid, 19 feb (EFE).- Un Real Madrid-Barcelona siempre es especial y, en la inmensa mayoría de los casos, sinónimo de tensión, marcadores al límite, igualdad y de todos los ingredientes que adornan la rivalidades históricas, pero la Copa del Rey también es especial, tanto que es capaz de desequilibrar la naturaleza de 'la madre de todos los enfrentamientos'.

Madrid, 19 feb (EFE).- Un Real Madrid-Barcelona siempre es especial y, en la inmensa mayoría de los casos, sinónimo de tensión, marcadores al límite, igualdad y de todos los ingredientes que adornan la rivalidades históricas, pero la Copa del Rey también es especial, tanto que es capaz de desequilibrar la naturaleza de 'la madre de todos los enfrentamientos'.

El clásico del baloncesto español ha traspasado las fronteras de las competiciones nacionales y acaba de vivir el último episodio en la primera jornada de la segunda fase de la Euroliga. El marcador terminó con signo favorable a los blancos, que ganaron por 85-83 en el Palacio Vistalegre después de una remontada vibrante.

Pero los antecedentes globales de los choques mantenidos por ambos equipos en la Copa del Rey son terreno azulgrana de forma inusualmente descompensada. El Real Madrid y el Barcelona han disputado 156 en total desde la temporada 1956-57 hasta el choque que el Barca controló en la primera vuelta de esta campaña, en el Palau Blaugrana (87-67). El resumen total liguero desprende 86 triunfos blancos por 67 barcelonistas.

Desde la que la Asociación de Clubes asumió el mando de la competición, la igualdad es absoluta: 54 victorias madridistas por 54 barcelonesas en la primera fase liguera; veinticinco y veinticinco en los choques que han librado dentro de las eliminatorias por el título.

Sin embargo, en la Copa, los números dan un vuelco de claro color azulgrana. En trece partidos, el Madrid sólo ha salido con los brazos en alto dos veces. Los otros once han sido territorio del cuadro ahora dirigido por Xavi Pascual, que no podrá contar con el base esloveno Jaka Lakovic, recientemente operado de un angiofibroma naso-faríngeo.

Por el contrario, el Real Madrid recupera a Raúl López, ausente desde el pasado 28 de enero, cuando cayó lesionado en el primer partido del 'Top 16', precisamente, ante el Barcelona. El madridista se ha recuperado de la rotura fibrilar que sufrió en el muslo de la pierna derecha que, en principio, le iba a impedir disputar la Copa. El tratamiento intensivo que ha seguido le ha permitido acortar el plazo previsto para reponerse y vuelve justo a tiempo de unirse en la dirección al hispano-argentino Juan 'Pepe' Sánchez y al menorquín Sergio Llull, una de las grandes preocupaciones del cuerpo técnico azulgrana.

Llull ha sido el detonante de algunas de las últimas remontadas del Real Madrid y, desde luego, vital en la que desencadenó el 85-83 de Vistalegre en el duelo que abrió la segunda ronda de la Euroliga a finales de enero. Desde luego, el joven director de juego blanco es una pieza básica e indispensable, ahora mismo, que el Real Madrid necesita para intentar que el descompensado balance de victorias-derrotas con el gran adversario en la Copa ACB no crezca más en la misma dirección.

Este es el quinto enfrentamiento copero en los cuartos de final, ronda que acentúa el dominio copero ejercido por el Barcelona desde que la ACB pone a punto la competición. El Real Madrid ha perdido los cuatro partidos que ambos han disputado en esta ronda. Ha ganado uno en semifinales y una final. El Barcelona se ha apuntado, además de los cuatro de la primera ronda, otros tantos en semifinales y tres choques por el título. La Copa es otro mundo.

En los dos encuentros que han jugado esta temporada, el de Liga en el Palau y el de la Euroliga en Vistalegre, el máximo anotador ha sido Juan Carlos Navarro (37 puntos), cuyo promedio (18,5) casi coincide con los dieciocho tantos que Llull endosó al Barca en el 85-83 continental.

El mejor anotador del Madrid en estos duelos resulta previsible: Felipe Reyes (35; 17,5 de media). Aspectos fundamentales del choque llenarán tres apartados estadísticos: los rebotes (en los dos partidos de esta temporada lo ha dominado el Barcelona) y la relación pérdidas-recuperaciones (donde domina el Madrid).

La segunda vuelta nacional e internacional del Real Madrid le ha dado victorias contra los adversarios de mayor relieve, contra los que había perdido en primera ronda. El propio Barcelona, el Unicaja, el Tau, el CSKA Moscú, el Maccabi Tel Aviv israelí....Todos han mordido el polvo.

Pero, ya se sabe, la Copa deja poco espacio para las conjeturas y, tanto madridistas como azulgranas, llegan enrachados, con ocho y siete victorias consecutivas respectivamente. Uno de ellos pondrá el contador de la racha a cero en el Palacio de los Deportes (19.00; TVE).