Lisandro Hernández afirma que "nos hemos quedado con la miel en los labios"

  • Las Palmas de Gran Canaria, 20 may (EFE).- El presidente del Kalise Gran Canaria, Lisandro Hernández, tras caer ayer por 68-70 ante el Unicaja, reconoció hoy a Efe que se han quedado "con la miel en los labios, porque fuimos ganando todo el partido".

Las Palmas de Gran Canaria, 20 may (EFE).- El presidente del Kalise Gran Canaria, Lisandro Hernández, tras caer ayer por 68-70 ante el Unicaja, reconoció hoy a Efe que se han quedado "con la miel en los labios, porque fuimos ganando todo el partido".

"Que en una jugada final te ganen de esa manera afecta más que si hubieras perdido por veinte", apuntó Hernández, quien aseguró que, después de tener todo el "play-off" a su favor, "el deporte esta vez fue injusto con nuestro equipo".

Para Lisandro Hernández el Unicaja "no ha sido mejor que nosotros en los que va de eliminatoria en ningún momento, ni en el partido de ida ni ayer en casa".

"El trabajo está ahora en levantar anímicamente a los jugadores y esperar que esa moral se refleje en la cancha para pelear el próximo domingo una vez más, y apostar por que, a lo mejor, Carl English se pueda recuperar", agregó.

En ese sentido, el máximo dirigente del Gran Canaria dijo que ahora "es más un tema más psicológico que deportivo" y que "hay que transmitirle a la plantilla que está capacitada, pues ya se le ha ganado dos veces al Unicaja -aunque en una el resultado final no fuera así- y se le puede ganar una tercera".

Sobre la respuesta atronadora de la afición amarilla, Hernández comentó que la directiva que preside está "encantada" por la incondicional respuesta. "La fiesta que se vivió ayer en el Centro Insular de Deportes es la de los grandes momentos del baloncesto y afianza un proyecto deportivo en esta sociedad, por los apoyos que hemos tenido a todos los niveles", apuntó.

"El partido ha movido Gran Canaria y las Islas Canarias a los más altos niveles, y ha sido uno de los saltitos de calidad que te puede dar la vida deportiva, que no se consiguió por auténtica mala suerte", concluyó Lisandro.