Los manresanos buscarán una carambola para jugar la fase final

  • Manresa (Barcelona), 8 may (EFE).- El Ricoh Manresa tiene mañana la última oportunidad de acabar la Liga entre los ocho primeros, aunque las posibilidades son remotas, puesto que necesita ganar al Real Madrid y esperar las victorias del DKV Joventut y el Regal Barça frente al Fuenlabrada y el iurbentia Bilbao, respectivamente.

Manresa (Barcelona), 8 may (EFE).- El Ricoh Manresa tiene mañana la última oportunidad de acabar la Liga entre los ocho primeros, aunque las posibilidades son remotas, puesto que necesita ganar al Real Madrid y esperar las victorias del DKV Joventut y el Regal Barça frente al Fuenlabrada y el iurbentia Bilbao, respectivamente.

El Real Madrid irá a Manresa con el jugador con la valoración más alta de la ACB, Felipe Reyes, y el segundo mejor ataque de la competición.

Además, el equipo de Joan Plaza es uno de los rivales más fuertes que podría tener el Manresa en la última jornada de la primera fase, más teniendo en cuenta la estadística, puesto que el Madrid no pierde ante el Manresa desde 1998, aunque en el partido de mañana los capitalinos no se juegan nada.

Aunque finalmente el Ricoh no consiga clasificarse para los 'play off', pocos pondrán en duda la buena temporada de los catalanes, que aseguraron su objetivo primordial, la permanencia, ya hace semanas.

El técnico, Jaume Ponsarnau, no esconde que el bajón final de su equipo, con tres derrotas consecutivas, ha supuesto un "desengaño".

"Eran partidos que debíamos ganar para podernos clasificar para los play-off y no lo hemos podido hacer. Las causas han sido diversas, pero ahora no es el momento de agarrarse a ellas", ha explicado.

Al contrario, el entrenador del Manresa prevé que cualquiera que sea el resultado de mañana, "el partido será una fiesta". Ponsarnau considera que equipo y afición deben afrontar el partido "con el único objetivo de meter todos los sentimientos que nos han hecho competitivos esta temporada".

El entrenador catalán añade que el Real Madrid lo tendrá "difícil para ganar, pues delante tendrá un equipo comprometido con el trabajo, el club y su ciudad, y que además tendrá un Nou Congost que no parará de animar".