Pascual y los jugadores entre la satisfacción y la tristeza

  • Berlín, 3 may (EFE).- Xavi Pascual, entrenador del Regal Barcelona y sus jugadores, salieron de Berlín satisfechos por haber ganado al Olympiacos el partido por el tercer puesto de la Euroliga, pero tristes por no haber podido superar al CSKA en la semifinal y haberse quedado fuera de la final.

Berlín, 3 may (EFE).- Xavi Pascual, entrenador del Regal Barcelona y sus jugadores, salieron de Berlín satisfechos por haber ganado al Olympiacos el partido por el tercer puesto de la Euroliga, pero tristes por no haber podido superar al CSKA en la semifinal y haberse quedado fuera de la final.

Pascual indicó que su equipo estuvo serio contra el equipo ateniense, lo que le permitió distanciarse rápidamente en el marcador, y que su equipo había ofrecido un "buen baloncesto".

"Hemos tenido una buena puesta en escena, con un juego rápido, dinámico, que nos ha permitido romper el partido en la primera parte, lo que ha sido definitivo para encarar la segunda parte de forma más cómoda", declaró el técnico barcelonista, quien también insistió en que habían hecho un buen encuentro en semifinales.

"Tenemos una buena trayectoria. Cuando uno pone todo lo que lleva dentro, como han hecho los jugadores, el equipo y todo el 'staff', puedes irte con la cabeza bien alta. Salimos reforzados", dijo.

El base Jaka Lakovic indicó que "no era importante ganar, pero siempre es mejor volver a casa con una victoria que con una derrota".

"Dejamos Berlín con la tercera plaza y lo más importante, el sentimiento de que hemos sido de los mejores aquí si no el mejor. Hemos perdido un partido pero no nos debe afectar ahora para los 'playoff' de la Liga española", comentó Lakovic, quien señaló que el triunfo contra el Olympiacos era "para los aficionados, que han hecho un largo camino y han pagado mucho dinero".

El pívot puertorriqueño Daniel Santiago consideró que era "un año muy bueno" para el equipo y aseguró que deberían "usar esta experiencia" para las eliminatorias por el título.

Santiago, quien espera que el próximo año vuelvan a la Euroliga con más fuerza si cabe, admitió que es "duro" jugar un partido por el tercer puesto "pero hay que ser profesionales y jugar duro por los seguidores".

El pívot australiano David Andersen, campeón con el CSKA en Madrid 2008, admitió que "es una pena no haber estado en la final" pero que habían luchado para acabar terceros.

"había que ganar para volver a centrarnos en la Liga. Hemos hecho una buena temporada europea, ganando muchos más partidos que los perdidos. Este es un equipo nuevo con muchos nuevos chicos que ha trabajado mucho para conseguir el título, que habrá que intentar el año que viene", apuntó.