Xavi Pascual: "La presión que tiene el Barça es máxima"

BERLÍN, 30 (Europa Press/Gaspar Díez)

El entrenador del Regal Barcelona, Xavi Pascual, no elude el favoritismo la víspera de la semifinal de la Final Four de la Euroliga de baloncesto, que disputa mañana (18.00 horas) frente al vigente campeón, el CSKA Moscú, en el O2 World Arena, y dice que su equipo acude a Berlín con la "máxima presión".

"No recuerdo que sea muy diferente a la Final Four de Praga, en la que había también mucha igualdad. La presión es máxima porque no existe una mayor presión que la de ganar. Venimos con toda la ilusión de ganar este campeonato y tenemos toda la presión del mundo", dijo en declaraciones a Europa Press.

Xavi Pascual, el más joven, con 36 años, de los técnicos de la final a cuatro, no ocultó su admiración por sus colegas del resto de equipos, Ettore Messina, cuatro títulos, Zeljko Obradovic, el plusmarquista, con seis, y Panagiotis Giannakis, "los mejores de Europa".

"Afrontamos el partido con respeto a todos los entrenadores, en especial a Messina, con el que nos enfrentamos mañana, pero no nos vamos a quedar a mirar esto. Miramos nuestras opciones. Llegamos con mucha ilusión, sabiendo que hemos hecho las cosas bien durante el año y hemos preparado bien el partido", apunta poco antes del último entrenamiento.

Pascual prevé un partido "duro, muy difícil", pero asegura con una fe ciega en los jugadores que pelotean a su lado que cree "mucho" en las posibilidades del Barça, que disputa la décima final a cuatro de su historia, pero que sólo añadió una, la de 2003 en el Sant Jordi, a su sala de trofeos.

A este ingeniero que no ejerce desde que el baloncesto le permitió dedicarse en exclusiva a este deporte no le preocupa si el tanteo es superior o no a los 60 puntos, una barrera por debajo de la cual se quedan mucho de los rivales del CSKA. "Será un tanteo bajo, porque es así en estos partidos, pero nosotros también llevamos a nuestros rivales a marcadores bajos. Más allá de la puntuación lo importante es que nos sintamos cómodos en el partido y juquemos a nuestro ritmo", subrayó.

Asimismo, opina que en la eliminatoria frente al Tau superaron la 'Navarrodependencia' de la que acusaban al grupo. "¿Navarrodependencia? Pienso que somos un equipo que siempre ha funcionado como tal. A veces su calidad sale más a flote y otras ha generado para otros jugadores. Tenemos bastantes automatismos para jugar con diferentes jugadores y para que el protagonismo se reparta en función de cómo va el partido", indicó.

Cauto, el técnico no se deja llevar, sin embargo, por el ambiente optimista que rodea al entorno. "No pienso en la final, sólo pienso en este partido y, si tengo la suerte de plantearme que el que gane puede ser el campeón, ya me lo plantearé. Sólo pienso en ganar este partido y nada más", recalcó.

Pero para alcanzar la final contra el vencedor del clásico griego Olympiakos-Panathinaikos, el Barça debe derrotar al vigente campeón, que tiene, según él, "una línea exterior, con Holden, Langdon y Siskauskas, que ha dominado el baloncesto europeo", y en el que los 'cuatro o cincos' "son muy versátiles". "Son un equipo dificil, no hay duda. Hay que defender bien, controlar el tempo del partido", repite como un mantra antes de girarse hacia el parqué.