El Barça se juega a una carta su supervivencia en la Liga de Campeones de balonmano

  • Barcelona, 13 feb (EFE).- Xavi Pascual, el nuevo técnico del FC Barcelona Borges, se enfrenta a su primera gran cita apenas seis días después de hacerse cargo del equipo con la visita, mañana (16,30 horas), del BM Ciudad Real al Palau Blaugrana en el primer encuentro de la liguilla de octavos de final de la Liga de Campeones en el que la derrota azulgrana le dejaría ya fuera de toda opción de estar en cuartos.

El Barça se juega a una carta su supervivencia en la Liga de Campeones de balonmano

El Barça se juega a una carta su supervivencia en la Liga de Campeones de balonmano

Barcelona, 13 feb (EFE).- Xavi Pascual, el nuevo técnico del FC Barcelona Borges, se enfrenta a su primera gran cita apenas seis días después de hacerse cargo del equipo con la visita, mañana (16,30 horas), del BM Ciudad Real al Palau Blaugrana en el primer encuentro de la liguilla de octavos de final de la Liga de Campeones en el que la derrota azulgrana le dejaría ya fuera de toda opción de estar en cuartos.

El nuevo formato de la competición, en la que los equipos arrastran los resultados de la primera fase, ha provocado que el Ciudad Real y el Kiel empiecen la liguilla con cuatro puntos y que el Barcelona, que perdió sus dos partidos de la fase anterior ante el Kiel, lo haga con cero puntos, al igual que el Svendebog danés, que perdió los dos partidos de su grupo con el Ciudad Real.

Los dos primeros del grupo accederán a cuartos de final y para ello el Barcelona debe ganar todos sus encuentros (dos frente al Ciudad Real y dos ante el Svendborg), ya que así neutralizaría la ventaja de los manchegos y se clasificaría por la mejor diferencia de goles.

Además si el Ciudad Real perdiera uno de sus dos partidos ante el Kiel, ya no haría falta ni este posible 'average', aunque en ambos casos el Barça debe ganar en el Quijote Arena o esperar a que el Kiel gane en sus dos enfrentamientos con los de Djushebaev.

En este caso es cuando la necesidad de conseguir una victoria mañana adquiere más valor, porque si el Barcelona logra imponerse con claridad podría incluso perder en Ciudad Real y clasificarse si mantuviese el 'average' particular.

Con esta complicada responsabilidad Xavi Pascual sabe que tiene a favor el ambiente del Palau Blaugrana y su plantilla al completo. Con buen criterio hizo descansar el martes en el partido frente al Almería a Kasper Hvdit, Iker Romero, Laszo Nagy, Juanín García y Rubén Garabaya, que afrontarán el choque con más frescura.

También probó varios sistemas de defensa y la rotación de Demetrio Lozano y Albert Rocas en el lateral derecho como relevos posibles de Nagy, situación provocada por el retorno, a petición propia del húngaro Barna Putics a su equipo de origen, el Veszprem.

El buen momento del pivote danés Jesper Noddesbo y de Albert Rocas deben ser dos bazas claras en el ataque del conjunto catalán, aunque el martes ante el Almería el equipo jugó de manera muy irregular.

Las derrotas sufridas por los azulgranas en el pasado mes de diciembre en el Palau, ante el Ciudad Real en la liga ASOBAL (26-29) y el Ademar León en la final de la Copa ASOBAL (25-31) deben ser una referencia para la reacción del equipo en una fase en la que pocos apuestan por el equipo azulgrana.

En el otro lado de la balanza está el hecho de que los barcelonistas ya han superado esta temporada al equipo de Talant Djushebaev en la Supercopa de España (26-25) y en la semifinal de la Copa ASOBAL (26-23).

El conjunto manchego, vigente campeón de Europa y líder de la liga ASOBAL, aún no conoce la derrota en la Liga de Campeones y viaja esta mañana a Barcelona por primera vez desde el Aeropuerto de Ciudad Real.

Su expedición estará formada por 15 jugadores y en la convocatoria no están ni Rolando Urios, por descarte técnico, Jerome Fernández, que se encuentra en Francia por motivos personales, y tampoco Didier Dinart, por lesión.