El desastre en Croacia hace pensar que el tenis de Chile llegó al final de una era

  • Santiago de Chile, 9 mar (EFE).- El desastre que sufrió Chile ante Croacia, que lo aplastó por 5-0 en los octavos de final del Grupo Mundial de la Copa Davis, hace pensar hoy a la prensa deportiva que el país llegó al final de una era y no ve avizora luz alguna al final del túnel.

Santiago de Chile, 9 mar (EFE).- El desastre que sufrió Chile ante Croacia, que lo aplastó por 5-0 en los octavos de final del Grupo Mundial de la Copa Davis, hace pensar hoy a la prensa deportiva que el país llegó al final de una era y no ve avizora luz alguna al final del túnel.

"¿Y ahora qué?", se pregunta el diario La Nación, sintetizando la sensación que dejó la paupérrima presentación del equipo chileno en la localidad croata de Porec, aún matizando que los dirigidos por Hans Gildemeister no contaron con Fernando González, único que se mantiene en la alta competencia.

Una lesión lumbar marginó a González, actual número 17 del mundo, de la contienda de Croacia, que fue afrontada sólo con un Nicolás Massú que no ha ganado ningún partido en lo que va de la temporada y un Paul Capdeville al que únicamente las circunstancias le dieron, por primera vez, un puesto de titular en el equipo.

En la última jornada, con el marcador ya sentenciado, Gildemeister mandó a la pista a Guillermo Hormazábal y Hans Podlipnik, que no pudieron mostrar que alguna vez serán alternativas.

En ese contexto, la prensa comprueba hoy que Fernando González, al que le vaticinan unas dos temporadas más en el alto nivel y Nicolás Massú no hay nadie que pueda tomar el relevo de estos jugadores, que entre Atenas 2004 y Pekín 2008 dieron a Chile cuatro medallas olímpicas y ganaron dos veces el Mundial por equipos, entre otros logros.

Asimismo, da cuenta de que Marcelo Ríos, Fernando González y Nicolás Massú llegaron a la elite del tenis mundial gracias a su talento personal a los esfuerzos de sus familias y no han sido el resultado de alguna política de la Federación de Tenis u otros entes deportivos, pues no las tienen.

Hans Gildemeister, capitán del equipo, puso su cargo a disposición de la directiva tras el desastre de Croacia, pero las señales apuntan a que será ratificado y estará nuevamente en el banco el próximo septiembre, cuando Chile tenga que defender en la repesca su permanencia en el Grupo Mundial.

Gildemeister reconoció que Fernando González es más de la mitad del equipo, pero en declaraciones al diario La Tercera, mostró un optimismo cauto, al sostener que "para el recambio inmediato" sirven Capdeville, Hormazábal y Podlipnik.

Confía además en que González mantenga su actual nivel por un par de años más y tiene la esperanza de que Nicolás Massú recupere el nivel que lució hasta hace algunas temporadas.

También el diario El Mercurio prefiere mirar el lado medio lleno del vaso y se explaya sobre varia medidas, que considera "drásticas", que la Federación quiere poner en marcha en un plazo de cuatro años.

Entre ellas, menciona la creación del cargo de gerente técnico, que ocuparía el argentino Álex Rossi, la construcción de una nueva sede con 22 canchas, involucrar más a Marcelo Ríos en la Unidad Técnica para la detección de talentos y la formación de los jóvenes.

Claro es que todo podría irse al traste si el actual equipo directivo, que encabeza José Hinzpeter, pierde la elecciones fijadas para el próximo 25 de abril.