El Pevafersa logró su primer título europeo al sexto intento

  • Valladolid, 30 may (EFE).- El Pevafersa Valladolid logró hoy, tras ganar al Nordhorn (27-23) y remontar el gol en contra del partido de ida (31-30), su primer título europeo, en el que ha sido su sexto intento, ya que se quedó a las puertas dos veces en la Recopa de Europa, una en la Copa City, otra en la Copa EHF y una más en la Supercopa.

Valladolid, 30 may (EFE).- El Pevafersa Valladolid logró hoy, tras ganar al Nordhorn (27-23) y remontar el gol en contra del partido de ida (31-30), su primer título europeo, en el que ha sido su sexto intento, ya que se quedó a las puertas dos veces en la Recopa de Europa, una en la Copa City, otra en la Copa EHF y una más en la Supercopa.

El club vallisoletano ha cumplido así con un sueño que se les ha negado en numerosas ocasiones, en algunos casos debido a su inexperiencia, como sucedió en la final de la Copa EHF de la temporada 1998/99 ante el Magdeburgo alemán y, en otros, a factores externos, como en la final de Recopa de 2006 ante el Chehov ruso.

De hecho, este último enfrentamiento está siendo investigado por la European Handball Federation, que se encuentra en la última fase de estudio tras acordar que existían indicios de un presunto soborno por parte del club moscovita a los colegiados alemanes que dirigieron ese encuentro -Lemme y Ulrich-.

Por ahora, el Pevafersa Valladolid ya puede presumir de un título, logrado por méritos propios, con un equipo que ha adquirido madurez a lo largo de la pasada y la presente temporada y que ha sabido completarse bien con las incorporaciones de un magnífico Havard Tvedten y un menos afortunado Marko Krivokapic.

Ambos han sido las dos únicas incorporaciones del equipo en la presente temporada, en la que el conjunto vallisoletano ha hecho historia también en liga, donde ha obtenido la tercera plaza, con 42 puntos, por delante de equipos con mayor presupuesto como el Portland San Antonio o el Ademar de León.

Tvedten, a pesar de ser debutante en el Pevafersa, ha logrado convertirse en un verdadero baluarte para el conjunto dirigido por Juan Carlos Pastor ya que, con sus 189 goles en liga, fruto de su efectividad desde el extremo y la línea de siete metros, ha sido el segundo máximo anotador de Asobal.

En lo que respecta a Krivokapic, su primer año en el cuadro vallisoletano ha sido menos afortunado, ya que una lesión -rotura del cartílago de la rodilla izquierda- le mantuvo apartado de los terrenos de juego durante casi cuatro meses, justo cuando empezaba a hacerse con el sistema de Pastor, pero ha sido una gran ayuda en defensa.

Los dos jugadores, junto a Edu Fernández, han disfrutado más que ninguno de este primer título europeo del Pevafersa, ya que también ha sido el primero de su palmarés, al igual que en el caso de Ávila, Rentero, Asier Antonio o Hugo López que, además, vivieron en primera persona la final de Chehov, de la que hoy han podido resarcirse.

Para Carlos Prieto ha supuesto despedirse del Pevafersa, tras dos temporadas, de la mejor manera posible y, ahora, tras disfrutar de esta Recopa de Europa y tomarse algunos días de descanso, afrontará una nueva etapa en el uno de los mejores equipos alemanes, el Rhein Neckar, donde jugará cedido por el Ciudad Real la próxima campaña, de la misma manera que Lorger competirá con el Naturhouse La Rioja.

Otro de los protagonistas indiscutibles de este título continental ha sido, sin duda, Juan Carlos Pastor que, aunque cuenta en su haber con una medalla de bronce olímpica, una plata en el Europeo y un mundial, para él esta Recopa tiene una especial trascendencia, ya que la ha conseguido en "su club, en su ciudad y ante su gente".

El Pevafersa ha demostrado saber crecerse ante las adversidades y, después de tantas decepciones, muchas de las cuales han venido motivadas tras enfrentamientos con equipos alemanes, han podido sacarse una espina que tenían profundamente clavada y situarse en lo más alto del balonmano nacional y europeo.

Una merecida recompensa a un trabajo bien hecho, en el que las individualidades han tenido su parte de protagonismo pero que, sobre todo, ha dependido de la actuación del equipo y, en este sentido, el Pevafersa ha sido una auténtica piña en lo bueno y en lo malo, y ese ha sido su único camino para llegar a la meta.