5-3. Japón ganó a Corea del Sur y revalido el título de campeón

  • Los Ángeles (EE.UU.), 23 mar (EFE).- El equipo de Japón venció en 10 entradas por 5-3 al de Corea del Sur en la final del la segunda edición del Clásico Mundial de Béisbol que se disputó en el Dodger Stadium de Los Ángeles y revalidó el título de campeón, consiguió en el 2006.

5-3. Japón ganó a Corea del Sur y revalido el título de campeón

5-3. Japón ganó a Corea del Sur y revalido el título de campeón

Los Ángeles (EE.UU.), 23 mar (EFE).- El equipo de Japón venció en 10 entradas por 5-3 al de Corea del Sur en la final del la segunda edición del Clásico Mundial de Béisbol que se disputó en el Dodger Stadium de Los Ángeles y revalidó el título de campeón, consiguió en el 2006.

El gran héroe del partido fue el jardinero derecho Ichiro Suzuki, de los Marineros de Seattle, que con dos "out" en la parte alta de la décima entrada, pegó doble impulsador de las dos carreras que rompieron el empate en la pizarra.

Suzuki, que fue nombrado como el Jugador Más Valioso (MVP) del torneo, se fue de 6-4 con dos carreras producidas y .273 de promedio de bateo.

El jardinero izquierdo Seiichi Uchikawa también destaco en el ataque de Japón al pegar tres imparables en cinco turnos al bate y anotar dos carreras.

La victoria también permitió a Japón ganar por tercera vez a Corea del Sur en las cinco veces que se han enfrentado durante la competición de la segunda edición del Clásico, que volverá a disputarse en el 2013 para empezar con un periodo de tiempo de cada cuatro años.

Japón había eliminado en la semifinal a Estados Unidos después de ganarlo por 9-4 y Corea del Sur hizo lo propio por 10-2 ante Venezuela.

El relevista Yu Darvish (2-1) se quedó con la victoria después de completar dos entradas para ceder un imparable con una carrera limpia, dio tres bases por bolas y abanicó a cinco bateadores para dejar en 2.08 su promedio de efectividad.

El abridor derecho Hisashi Iwakuma, se fue sin decisión al lanzar siete entradas y dos tercios y espaciar sólo cuatro imparables, incluido un jonrón solitario, con dos carreras limpias permitidas, dio dos bases por bolas y sacó seis ponches después de completar 97 lanzamientos con 55 que fueron strikes.

El bateo oportuno de Japón pegó 15 imparables para fabricar las cinco carreras que le dieron el triunfo y lo confirmaron como la nueva dinastía del béisbol mundial dentro de la competición internacional.

La derrota fue para el relevista Chang Yong Lim (0-1), que en dos entradas permitió cuatro imparables con dos carreras limpias, regaló dos boletos y abanicó a dos bateadores para dejar en 3.37 su promedio de efectividad.

El abridor zurdo surcoreano Jung Bong se fue sin decisión después de lanzar cuatro entradas y ceder seis indiscutibles con una carrera limpia, regaló tres boletos y retiró a un bateador por la vía del ponche.