Aficionados esperan que Cuba rompa la "maldición" japonesa en juego decisivo

  • La Habana, 18 mar (EFE).- Los aficionados cubanos esperan hoy con los pelos de punta que su equipo rompa finalmente la "maldición" japonesa en un juego de vida o muerte para la isla en el II Clásico Mundial de Béisbol, que esta noche mantendrá con insomnio a todo el país.

Aficionados esperan que Cuba rompa la "maldición" japonesa en juego decisivo

Aficionados esperan que Cuba rompa la "maldición" japonesa en juego decisivo

La Habana, 18 mar (EFE).- Los aficionados cubanos esperan hoy con los pelos de punta que su equipo rompa finalmente la "maldición" japonesa en un juego de vida o muerte para la isla en el II Clásico Mundial de Béisbol, que esta noche mantendrá con insomnio a todo el país.

Cuba se enfrentará por tercera vez en la historia del Clásico con Japón, la selección que le ganó el título en la final de 2006, rompió su invicto en esta edición con marcador 6-0 el pasado domingo, y que se ha convertido en una pesadilla para los fanáticos, incluido el ex presidente Fidel Castro.

"Hasta ahora con Japón todo ha sido como una maldición, pero creo que podemos ganar", dijo a Efe Jorge Luis, de 33 años, quien confió en que la novena antillana se "quitaría la piedra del zapato" con los asiáticos en 2009.

En los ómnibus, los parques, las bodegas, las escuelas y cualquier esquina de la isla el tema de esta semana es el Clásico, mientras que la prensa oficial asegura que "el ambiente está que arde... y no es precisamente por el verano que ya se acerca".

"Con el Clásico en pleno apogeo y nuestros peloteros 'guapos y faja'os' en la más dura justa beisbolera de todos los tiempos, la nómina del gran team Cuba la integramos millones", publica hoy el diario Juventud Rebelde, y asegura que "la pelota está en la calle", pero los cubanos no pierden el ánimo.

La derrota ante Japón el domingo, en el primer partido para ambos equipos por el pase a semifinal, fue como un balde de agua helada para los aficionados, que confiaban en que "no se repetiría" la historia.

En 2006 las dos novenas protagonizaron una imprevista final en la que los japoneses se llevaron la victoria 10-6 en el estadio Petco Park de San Diego, el mismo foro que ahora los vuelve a reunir en un desafío que para algunos es una "final adelantada".

"Vamos a ganar, yo siempre le voy a mi gallo y la esperanza es lo único que se pierde. Debemos ganar porque el pitcheo de Japón ya no es el mismo ya los mejores pitchers fueron usados", afirmó a Efe Yumiely Cruz, de 31 años.

No obstante, en opinión de Cruz, los medios cubanos ya han empezado a poner "el parche antes de la herida", en caso de que la isla salga esta noche del torneo, y el primero en hacerlo ha sido el ex presidente Fidel Castro.

En un artículo divulgado por medios oficiales, Castro afirma que el equipo cubana fue puesto en el mismo grupo de los otros dos mejores, Japón y Corea del Sur, para que se eliminaran, porque ese torneo lo manejan quienes "administran la explotación del deporte en Estados Unidos".

"Nos vemos obligados a librar nuestra batalla y elaborar la estrategia en medio de las vicisitudes", indica Castro, para quien la derrota con los asiáticos fue "sin duda porque cometimos errores de dirección en aquel punto, a miles de kilómetros, donde es casi imposible para Cuba influir en la dirección de su equipo".

El ex gobernante brinda una larga lista de consejos a los jugadores cubanos, como "no desalentarse un solo segundo" ni "tratar de batear desesperadamente cualquier bola", y afirma que el próximo rival para Cuba no es "invulnerable".

Esta noche Cuba saldrá al Petko Park después de eliminar a México por 7-4 el lunes, mientras que los japoneses jugarán un día después de sufrir su primera derrota en la segunda ronda frente a Corea del sur con marcador de 4-1.

"Yo espero una victoria, claro, pero tal vez una derrota sacuda a nuestro béisbol y el deporte en general, los humos bajen, y todo comience a ser como debe ser. Pero eso es una utopía porque la pelota en Cuba es más que pasión", indicó a Efe Vladimir Moreno, un informático de 41 años.

Según Moreno, hoy se enfrentan "dos filosofías diferentes: el cálculo japonés y la hidalguía de los cubanos. Lamentablemente, el béisbol actual es más de estrategia que de valor".