Los Yankees inauguran por todo lo alto su multimillonaria nueva "catedral"

  • Nueva York, 16 abr (EFE).- Los Yankees de Nueva York inauguraron hoy por todo lo alto su nuevo hogar, un estadio en el que el equipo ha invertido 1.500 millones de dólares y que, en su primera jornada de juego, ha reunido a decenas de miles de amantes del béisbol.

Los Yankees inauguran por todo lo alto su multimillonaria nueva "catedral"

Los Yankees inauguran por todo lo alto su multimillonaria nueva "catedral"

Los Yankees inauguran por todo lo alto su multimillonaria nueva "catedral"

Los Yankees inauguran por todo lo alto su multimillonaria nueva "catedral"

Nueva York, 16 abr (EFE).- Los Yankees de Nueva York inauguraron hoy por todo lo alto su nuevo hogar, un estadio en el que el equipo ha invertido 1.500 millones de dólares y que, en su primera jornada de juego, ha reunido a decenas de miles de amantes del béisbol.

El ruido de aviones de combate F-16 que sobrevolaron el estadio, los colores de una bandera estadounidense gigante que se extendió en el campo, la voz de la estrella del pop Kelly Clarkson y algunas de las leyendas vivas del béisbol fueron los protagonistas hoy de la fiesta de inauguración de la nueva "catedral" de los Yankees.

Antes de que los Yankees tomaran el terreno de juego para enfrentarse a los Indios de Cleveland en el primer partido en casa de la temporada, los asistentes vibraron con una inauguración que culminó con el lanzamiento honorario y también histórico que protagonizó el antiguo receptor Yogi Berra, de 83 años.

"Es un gran honor para mí y espero que me salga bien", dijo entre risas en un encuentro con la prensa el legendario jugador, quien reconoció que, ante el nuevo estadio, tiene sentimientos encontrados, "porque voy a echar de menos el antiguo, donde jugué tantas veces, pero éste es realmente maravilloso".

Junto a Berra estuvieron otros nombres siempre ligados al de este mítico equipo de béisbol neoyorquino, como Whitey Ford, Rich "Goose" Gossage, Reggie Jackson, Willie Randolph o Bernie Williams, que levantaron los aplausos de los asistentes.

Desde primeras horas de la mañana, miles de seguidores del equipo se dieron cita en los accesos del gigantesco nuevo estadio -cuenta con una superficie de más de 120.000 metros cuadrados- llegados de lugares muy dispares y listos para lo que en su mayoría definían como "un día histórico" que llega 86 años después de la inauguración del primer terreno de juego de los Yankees.

En 1923 Nueva York dio la bienvenida a un estadio por el que pasaron mitos del béisbol como Joe DiMaggio o Lou Gehrig, pero que además fue escenario de otros acontecimientos que marcaron la historia de la ciudad.

El antiguo hogar de los Yankees acogió, por ejemplo, la multitudinaria misa que, en 1965, ofreció Pablo VI -primer papa que visitó EEUU- y las sonadas victorias de la leyenda del boxeo Muhammad Ali (1942) y del peso pesado Joe Louis (1914-1981), así como el gran concierto de las Estrellas de Fania en 1973, que supuso un hito en la historia de la música latina.

Son muchos los seguidores del mítico equipo de béisbol que no han querido perderse la inauguración de un estadio que, con números de récord para casi todo -se han necesitado casi 57.000 litros de pintura y tiene instaladas más de 20.000 bombillas y casi 900 inodoros-, conserva el nombre de su predecesor con la intención de mantener vivos los recuerdos que allí se forjaron.

"Somos fans de los Yankees desde hace mucho tiempo y hemos venido aquí para presenciar el inicio de una historia como la que veíamos al otro lado de la calle", dijo a Efe el guatemalteco Leonel Quiñones, que se ha desplazado a Nueva York desde su país exclusivamente pare presenciar este partido.

El tejano Miguel Magaña, que ha viajado a la Gran Manzana desde su Houston natal para no perderse la puesta de largo del nuevo estadio, aseguró a Efe que el de hoy era "un día muy emocionante", porque el nuevo campo "une la historia y la novedad del equipo".

Para muchos de los aficionados, formar parte de la inauguración es "un sueño hecho realidad", como dijo a Efe una neoyorquina llamada Leslie, quien cualificó el nuevo campo de juego de "espectacular" y se mostró "muy feliz" porque el nuevo coliseo se haya quedado en el barrio de El Bronx, de mayoría hispana.

"Me enfadé mucho cuando hablaron de construirlo en el lado oeste de Manhattan. Tiene que estar en El Bronx, si no, no sería el hogar de los Yankees", explicó la seguidora, quien reconoció que su equipo está "preparado para hacerse con los títulos esta temporada aunque no esté A-Rod", la estrella dominicana del equipo.

Álex Rodríguez, nombre original de A-Rod, fue quizás el gran ausente de una jornada inaugural en un partido que, según explicó el entrenador Joe Girardi en un encuentro con la prensa, tiene "entusiasmados a todos los jugadores".

"Estoy seguro de que, cuando anuncien nuestros nombres en el terreno de juego, va a ser algo increíble", dijo Girardi, quien reconoció que es "extraño" estrenar un nuevo estadio cuando "aún se ve en pie, al cruzar la calle, el antiguo".