Clemens pierde en el juzgado, Tejada pide perdón y Giambi muestra comprensión

  • Houston (EEUU), 12 feb (EFE).- El asunto del dopaje dentro del béisbol profesional y sus repercusiones legales se mantienen en el centro de la actualidad informativa con los nombres de Roger Clemens, el dominicano Miguel Tejada y Jason Giambi.

Houston (EEUU), 12 feb (EFE).- El asunto del dopaje dentro del béisbol profesional y sus repercusiones legales se mantienen en el centro de la actualidad informativa con los nombres de Roger Clemens, el dominicano Miguel Tejada y Jason Giambi.

Clemens sufrió hoy, jueves, un revés más en el campo legal después que un juez federal en Houston desestimase la demanda por difamación que había presentado contra su ex entrenador personal Brian McNamee por haber dado su nombre en las conversaciones que mantuvo con George Mitchell y autoridades gubernamentales.

NcNamee dio información sobre el presunto dopaje de Clemens a cambio de inmunidad y su nombre apareció en el "Informe Mitchell", en el que detallaba como le había inyectado la hormona de crecimiento humano HGH (siglas en inglés) y esteroides.

El juez Keith P.Ellison dijo que al revelar McNamee las acusaciones sobre Clemens a Mitchell, al gobierno y luego a la revista especializada Sports Illustred, en Nueva York, su jurisdicción no tenía competencia para llevar el caso.

El abogado de Clemens, Rusty Hardin, no ha hecho hasta el momento ningún comentario sobre la decisión del juez, mientras que Earl Ward, que representa a McNamee, dijo que la misma había sido la "correcta, sería y bien razonada".

Ward recordó que la demanda presentada por Clemens no era más que un escape de cara a las relaciones públicas, pero sin ningún tipo de base jurídica.

"La verdad es la defensa absoluta y nosotros tenemos la verdad de nuestro lado", destacó Ward.

Clemens también esta pendiente de que pueda ser acusado formalmente de haber mentido bajo juramente a la cámara baja del Congreso cuando se le pregunto si había consumido esteroides y lo negó en la misma audiencia en la que también se encontraba McNamee.

Mientras, también en Houston, Tejada, el campo corto de los Astros, después de declararse culpable de haber mentido al Congreso sobre el consumo de esteroides, pidió perdón por el error cometido y dijo que estaba arrepentido de haber fallado a su familia, a los aficionados y al deporte del béisbol.

"No soy mala persona, cometí un error y pido perdón por lo que hice", declaró Tejada durante una rueda de prensa. "También al país que me permitió la oportunidad de jugar al béisbol y darme todo lo mejor".

Tejada ayer, miércoles, ante un magistrado federal, en Washington, reconoció que le mintió a los investigadores de un comité del Congreso cuando le preguntaron en el 2005 sobre el consumo de esteroides entre los jugadores de las Grandes Ligas.

El campo corto de los Astros, también admitió que compró drogas durante el tiempo que jugó con los Atléticos de Oakland.

El juez federal Alan Kay, encargado del caso, le hizo notar que estaba renunciado a ciertos derechos al declararse culpable.

"Su declaración de culpabilidad podría tener cierto impacto en su estatus migratorio en Estados Unidos", le explicó Kay.

Los Astros, que le han dado todo su apoyo a Tejada, se muestran confiados que la honestidad del pelotero al aceptar la culpabilidad pueda ayudarle a superar la delicada situación y no se vea afectada su carrera profesional.

Mientras, Giambi, el primero de las grandes figuras que admitió que había consumido esteroides, y fue compañero de Tejada con los Atléticos, dio todo su apoyo a los profesionales que estaban reconociendo públicamente que se doparon.

Giambi, que regresó este año a los Atléticos, luego de estar siete, sin mucho éxito con los Yanquis de Nueva York, fue uno de los primeros peloteros de las Grandes Ligas que admitió su implicación en el uso de esteroides, aunque lo hizo de forma indirecta, al pedir perdón en rueda de prensa, sin especificar porque lo hacía.

Al igual que Clemens, Giambi también fue mencionado en el "Informe Mitchell" del 2007, acerca del dopaje en el béisbol, y podría ser citado para testificar el próximo mes en el juicio del toletero Barry Bonds, acusado de presunto perjurio por el mismo motivo.

Giambi también ha sido compañero por cinco años de Alex Rodríguez, el tercera base de los Yanquis, quien el pasado lunes reconoció en una entrevista en exclusiva con la cadena ESPN que consumió esteroides desde el 2001 al 2003 cuando estaba con los Vigilantes de Texas.

"Creo que Al (Rodríguez) hizo lo correcto", comentó Giambi. "Tenía suficiente presión por jugar en Nueva York como para además sentirse perseguido todo el tiempo... Espero que salga bien de esto, porque es un buen amigo".

Elogió también a Tejada, su compañero en los Atléticos durante el 2000 y el 2001, cuando el equipo llegó a la fase final del campeonato de la Liga Americana y ambos proyectaron sus figuras para recibir contratos multimillonarios.

"El también ha dado la cara y espero que ahora pueda salir adelante y jugar al béisbol", señaló Giambi. "Hay muchas cosas buenas en nuestro deporte y esas son las que ahora tenemos que resaltar después de haber aprendido de los errores que cometimos en el pasado".