El dominicano Tejada, acusado de mentir al Congreso, se declarará culpable

  • Washington, 10 feb (EFE).- El escándalo del consumo de esteroides sigue generando repercusiones y 24 horas después de la confesión hecha por el toletero Alex Rodríguez que consumió substancias prohibidas, hoy, martes, el campo corto dominicano Alex Tejada ha sido acusado de mentir al Congreso.

El dominicano Tejada, acusado de mentir al Congreso, se declarará culpable

El dominicano Tejada, acusado de mentir al Congreso, se declarará culpable

Washington, 10 feb (EFE).- El escándalo del consumo de esteroides sigue generando repercusiones y 24 horas después de la confesión hecha por el toletero Alex Rodríguez que consumió substancias prohibidas, hoy, martes, el campo corto dominicano Alex Tejada ha sido acusado de mentir al Congreso.

Los cargos contra Tejada, quien actualmente juega con los Astros de Houston, fueron presentados ante un tribunal federal y en el auto de acusación se indica que se llegó a un acuerdo por el cual Tejada se declarará culpable.

En la misma se espera que Tejada informe que va a aceptar su culpabilidad para que el castigo pueda ser menor y dejar atrás otro capítulo triste de la "cultura" del dopaje se daba en el béisbol profesional de las Grandes Ligas hasta el 2004.

Aunque los representantes legales de Tejada admitieron que hasta que no se conozcan con exactitud todos los cargos que presente la fiscalía, algo que se conocerá el miércoles, no sabrán los riesgos que corre el pelotero estelar dominicano.

Lo que si tienen ya claro los fiscales y los abogados de Tejada es que el cargo principal será que mintió a empleados del Congreso en torno a conversaciones que mantuvo con otro pelotero sobre el uso de esteroides para mejorar el rendimiento.

Contrario a las figuras Barry Bonds y Roger Clemens, que son estadounidenses, una acusación por perjurio incluye el riesgo de enfrentar problemas migratorios para un extranjero, como es el caso de Tejada.

Incluso, si Tejada tiene residencia legal, pero con menos de cinco años, enfrenta la posibilidad de una deportación, que es la mayor preocupación para los abogados del pelotero dominicano.

Pero no será hasta conocer la presentación de los cargos que se sabrá exactamente que tipo de acuerdo realizó Tejada con la fiscalía.

También, un juez no siempre toma sus decisiones basado en los acuerdos entre un acusado y la fiscalía. Es otro aspecto a tomar en cuenta para esperar la audiencia del miércoles, en Washington.

Tejada, nombrado Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana en el 2002, cuando jugaba con los Atléticos de Oakland, se enfrenta a una sentencia de hasta un año en la cárcel si es hallado culpable de mentirle al Congreso.

De acuerdo a las normas que se siguen en las sentencias federales y por haber colaborado con las autoridades, probablemente recibiría un castigo menos severo, pero el problema para Tejada se centra en la condición migratoria.

La acusación se produjo en un documento legal llamado una "información criminal", que sólo puede ser radicado con el consentimiento del acusado y usualmente significa que existe un acuerdo.

Hay un audiencia programada para el miércoles a las 11.00 (16:00 GMT) en Washington, y Tejada y su abogado tendrán una rueda de prensa más tarde el mismo día en Houston.

La acusación contra Tejada se da un día después que Rodríguez, la estrella de los Yanquis de Nueva York, reconoció que entre el 2001 y el 2003 consumió substancias prohibidas para mejorar el rendimiento en el campo.

Tejada no es el único en la mira de la Oficina Federal de Invistigación (FBI, siglas en inglés) por mentirle al Congreso.

Clemens, siete veces ganador del premio Cy Young como mejor lanzador, es investigado por la veracidad de su testimonio ante un comité de la cámara baja, cuando negó haber consumido esteroides y la hormona de crecimiento humano, que se conoce con las siglas en inglés de HGH.

Su ex entrenador personal, Brian McNamee, dijo ante el Congreso que había inyectado a Clemens varias veces la hormona de crecimiento humano, al igual que a su esposa.

A Tejada se le acusa específicamente de mentirle a los investigadores del comité de supervisión y reforma del Congreso en 2005, cuando negó tener conocimiento sobre si un compañero utilizaba sustancias para mejorar el rendimiento.

Tejada "ilegalmente ocultó información pertinente al comité porque el acusado, antes y durante su entrevista con el personal del comité, sabía bien que el jugador número 1, uno de sus compañeros con los Atléticos de Oakland, consumió esteroides y HGH, menciona el auto de acusación.

En este sentido, los fiscales mantienen que durante la pretemporada en 2003, Tejada adquirió una sustancia, que se presume es la hormona HGH, a ese jugador, con pagos de 3.100 y 3.200 dólares, respectivamente.

El "informe Mitchell", publicado en diciembre de 2007, incluía copias de cheques presuntamente firmados por Tejada para el jardinero Adam Piatt, de los Atléticos, en marzo de 2003 por las cantidades de 3.100 y 3.200 dólares.

Los cargos se recogen en un documento de seis páginas que se requiere presentar cuando un acusado llega a un acuerdo con los fiscales para aceptar su culpabilidad.

Las sospechas comenzaron a recaer sobre Tejada cuando otro ex compañero, el cubano Rafael Palmeiro con los Orioles de Baltimore, testificó ante el comité de la cámara baja.

En enero de 2008, ese comité le pidió al Departamento de Justicia que investigara si el dominicano le mintió al Congreso cuando fue entrevistado con relación al caso de Palmeiro.

Cuando el mismo comité del Congreso realizó una audiencia en marzo de 2005, Palmeiro aseguró que "nunca, nunca... haber utilizado esteroides". Unos meses más tarde, Palmeiro fue suspendido por dar positivo al consumo de esteroides.

Palmeiro dijo que su resultado positivo fue culpa de una inyección de vitamina B-12 que presuntamente le dio Tejada, algo que el dominicano negó.

El ex pelotero cubano, al igual que Rodríguez, también jugó con los Vigilantes de Texas y en su segunda etapa lo hizo desde 1999 al 2003 para luego ser traspasado a los Orioles en el 2004.

Las fechas coinciden plenamente con las que Rodríguez admitió que había consumido esteroides para mejorar su rendimiento en el campo y así poder justificar los 252 millones de dólares que le habían dado por un contrato de 10 años, el mejor pagado en la historia de las Grandes Ligas.