La Física y la "jonroneabilidad" en México y San Diego

  • La Habana, 19 mar (EFE).- La afición cubana al béisbol, abatida hoy por la eliminación de su equipo en el Clásico Mundial, es tan experta que incluso debate sobre la diferente "jonroneabilidad" de los estadios en los que ha jugado su novena, el Foro Sol de México capital y el Petko Park de San Diego (EEUU).

La prensa cubana reconoce la superioridad de Japón y analiza los problemas de su equipo

La prensa cubana reconoce la superioridad de Japón y analiza los problemas de su equipo

La Habana, 19 mar (EFE).- La afición cubana al béisbol, abatida hoy por la eliminación de su equipo en el Clásico Mundial, es tan experta que incluso debate sobre la diferente "jonroneabilidad" de los estadios en los que ha jugado su novena, el Foro Sol de México capital y el Petko Park de San Diego (EEUU).

Durante la transmisión de los juegos de las últimas semanas, el último (para Cuba) esta madrugada, los locutores de la isla han dicho que en el Petco había menos posibilidad de que los bateadores superaran la cerca y lo atribuyeron a que San Diego queda al nivel del mar y México a dos kilómetros de altura.

Al quite les salió el decano de Física de la Universidad de La Habana, Ernesto Altshuler, quien asegura que ese argumento "suena razonable, pero probablemente no es la causa fundamental por la cual el Foro Sol es más 'jonroneable' que el Petco Park", suponiendo que las distancias de ambos campos son similares.

En un artículo que publica hoy el diario Juventud Rebelde, Altshuler dice que la gravedad, a la que llama "la 'g' tan odiada por algunos durante sus estudios", puede tener un valor "ligeramente mayor" en la ciudad norteamericana que en la capital mexicana.

Pero "en rigor", agrega, la diferencia de "g" viene dada fundamentalmente "por la distinta latitud geográfica de los estadios, y no tanto por las diferencias de altura sobre el nivel del mar, como se planteaba en la TV".

En el día en que la novena cubana ha quedado eliminada por su segunda derrota ante Japón, Altshuler recuerda que, en cualquier caso, está comprobado que la diferencia "g" entre dos puntos del planeta "difícilmente rebasa un 0,5 por ciento".

El decano agrega que tal vez lo dicho por los locutores no esté muy descaminado en cuanto a la diferencia de la "jonroneabilidad", que si no se debe a la odiada "g" y la altura del campo de pelota sobre el nivel del mar, si pude responder a la densidad del aire a diferentes alturas.

El aire de un estadio cercano al nivel del mar tiene una densidad de aproximadamente 1,2 kilogramos por metro cúbico, mientras que a la altura de la capital mexicana es de 0,9 kg/m3.

Es decir, que los narradores deportivos cubanos descubrieron el crimen pero se equivocaron de culpable, pues no es la atracción gravitatoria sino la fricción del aire sobre la pelota, aunque es poco probable que esta magistral lección científica de Altshuler consuele a una afición abatida. EFE