Martínez retira la acusación contra el lanzador Burgos por un intento de asesinato

  • Santo Domingo, 9 feb (EFE).- El pelotero dominicano Félix Martínez retiró hoy la acusación que incoó contra su compatriota, el lanzador Ambiórix Burgos, por supuesto intento de asesinarle con una pistola, tras una discusión que sostuvieron durante una partida de dominó.

Santo Domingo, 9 feb (EFE).- El pelotero dominicano Félix Martínez retiró hoy la acusación que incoó contra su compatriota, el lanzador Ambiórix Burgos, por supuesto intento de asesinarle con una pistola, tras una discusión que sostuvieron durante una partida de dominó.

Martínez y Burgos se presentaron ante el fiscal del municipio de Nagua (nordeste), Raúl Quiroz, y tras un encuentro de media hora con éste acordaron el retiro de la acusación y el compromiso de respeto mutuo.

Los dos peloteros se abrazaron en presencia de Quiroz y sus respectivos abogados, previo a la firma de un documento en el que dieron por zanjado el incidente.

Martínez, jugador reserva de los Gigantes del Cibao en el béisbol profesional dominicano, acusó el miércoles pasado al lanzador de perseguirlo con una pistola con el propósito de darle muerte tras un altercado que sostuvieron durante una partida de dominó en un comercio al aire libre de Nagua.

Burgos se encuentra en libertad condicional, luego de ser acusado de provocar la muerte en septiembre pasado de dos mujeres a quienes supuestamente arrolló con su vehículo en una carretera de Nagua.

Sobre este incidente, Burgos ha negado que estuviera al volante del vehículo al momento de ocurrir los hechos, aunque admitió que tanto él como sus acompañantes estaban bajo los efectos del alcohol.

Martínez es un experimentado jugador del cuadro interior conocido popularmente como 'El Gatico'.

El pelotero protagonizó un incidente en el segundo partido de la serie final del Campeonato de Béisbol Profesional local cuando intentó agredir al árbitro principal.

La actitud de Martínez fue sancionada por la Liga de Béisbol Dominicana que lo suspendió por el resto de la serie final, decisión que le fue comunicada tardíamente a los Gigantes, equipo que se negó a jugar el tercer partido de la serie que perdió por confiscación a favor de los Tigres del Licey, eventuales campeones de liga.