La fiesta del Cascamorras puede anularse este año porque un particular ha registrado su nombre

GUADIX (GRANADA), 23 (EUROPA PRESS) El Cascamorras, fiesta declarada de Interés Turístico Nacional que se celebra en las localidades de Guadix y Baza (Granada), puede anularse este año si no se soluciona el registro que ha efectuado un particular de su nombre y marca. Así lo indicó hoy el alcalde de Guadix, Santiago Pérez (PP), que mostró su apoyo al planteamiento efectuado por la Hermandad de la Virgen de la Piedad de no enviar el Cascamorras a Baza hasta que no se solucione este asunto y anunció que tratará de evitar que el nombre de la fiesta sea usado "de forma lucrativa" por este particular. En este sentido, Pérez pondrá a disposición de los servicios jurídicos municipales el citado registro para que analicen en qué términos se ha efectuado y evitar que se lucren del mismo, según informó hoy en una nota el Ayuntamiento de Guadix. El regidor también pretende entrevistarse con el particular que ha registrado el nombre de la fiesta para solicitarle oficialmente que retire la patente, al considerar que el Cascamorras "tiene que ser una fiesta para todos y de todos". Por su parte, el presidente de la Hermandad de la Virgen de la Piedad, Juan López Lechuga, indicó que esta fiesta es "de todos los españoles" y confirmó que "no se enviará ningún representante el próximo 6 de septiembre a Baza". López Aseguró que los vecinos de Guadix le han trasladado su deseo de recoger firmas y llevar a cabo manifestaciones para que el nombre del Cascamorras pertenezca únicamente a las localidades de Guadix y Baza. El Cascamorras es una fiesta tradicional originaria de la Edad Media que se ha ido transmitiendo oralmente de generación en generación a través de los siglos. Según la tradición fue un obrero morisco, Juan Pedernal, vecino de Guadix, el que descubrió la imagen de la Virgen de la Piedad que se encontraba enterrada y que quedó en poder de los bastetanos, custodiada en el Convento de la Merced. Son entonces los vecinos de Guadix los que proponen recuperarla basándose en la vecindad de Pedernal y utilizan para ello un personaje peculiar denominado el Cascamorras. El Cascamorras es el personaje enviado por los accitanos, que intentan cada 6 de septiembre hacerse con la imagen, intención que impiden con todas sus fuerzas los vecinos de Baza. El fracaso en la empresa hace que el 9 de septiembre de cada año el Cascamorras vuelva a Guadix con las manos vacías y que los accitanos le reciban con desagrado.