Schilling anuncia que se retira por convencimiento y feliz

  • Boston (EEUU), 23 mar (EFE).- Después de haber tenido todo el tiempo del mundo para meditar sobre su futuro, el veterano abridor Curt Schilling, a través de su blog, anunció que no volvería más a lanzar desde un montículo como profesional.

Schilling anuncia que se retira por convencimiento y feliz

Schilling anuncia que se retira por convencimiento y feliz

Boston (EEUU), 23 mar (EFE).- Después de haber tenido todo el tiempo del mundo para meditar sobre su futuro, el veterano abridor Curt Schilling, a través de su blog, anunció que no volvería más a lanzar desde un montículo como profesional.

Aunque Schilling, de 42 años, ya había comentado que no había muchas posibilidades de volver a la competición, ahora da a conocer la decisión final y las razones de la misma.

"Lo más importante de todo es que con 23 años de estar en las Grandes Ligas, ahora tengo el sentimiento de haber cumplido y ni una sola duda que la decisión que he tomado es la mejor", argumenta Schilling.

El ex lanzador derecho consiguió ganar la Serie Mundial tres veces con dos equipos diferentes, la primera lo hizo con los Cascabeles de Arizona (2001) y dos más con los Medias Rojas de Boston (2004 y 2007).

En su primer año con Boston, en 2004, fue vital para que el equipo conquistase su primera Serie Mundial en 86 años, lanzando el segundo juego de una barrida sobre los Cardenales de San Luis tras una operación para coserle un tendón del tobillo derecho.

A pesar que tuvo etapas negativas como lanzador, al final se estableció como uno de los lanzadores mas dominantes y luchadores que ha habido en los últimos tiempos en las Grandes Ligas.

La lesión del hombro derecho que le apartado toda la pasada temporada después de haber firmado un contrato por un años y ocho millones de dólares, fue lo que aceleró su decisión irse "sin arrepentimientos" del deporte pasatiempo nacional, aunque esta circunstancia no la menciona en su blog.

Schilling tampoco señala con que equipos o tipos de ofertas tenía de cara a que hubiese podido continuar en la competición.

El ex lanzador derecho fue seleccionado por los Medias Rojas en la segunda ronda del sorteo universitario de 1986, pero lo traspasaron a los Orioles de Baltimore antes que pudiese jugar con el equipo en las Grandes Ligas.

Después llegarían los equipos de Astros de Houston, Filis de Filadelfia, Cascabeles hasta que los Medias Rojas decidiesen volver a sus orígenes y rescatarlo.

Schilling, que tenía una gran potencia en su brazo, concluyó su carrera con 3.116 ponches para ocupar el decimocuarto puesto en la lista de todos los tiempos y marca de 216-146 con 3.46 de promedio de efectividad.

Durante la competición de la fase final estableció una marca ganadora de 11-2, la mejor para cualquier lanzador que completó al menos 10 decisiones, además de dejar 2.23 el promedio de carreras limpias permitidas en 19 salidas al montículo como abridor.

"El deporte me ha dado muchísimo más que yo he podido dar de vuelta", admite Schilling en su blog. "Todas las cosas que he vivido como profesional, cada una de estas pequeñas memorias están relacionadas con los cánticos de los aficionados que suenan dentro de mi".

La última temporada como profesional para Schilling fue en la del 2007 y consiguió marca de 9-8 con 3.87 de promedio de efectividad, a pesar que estuvo siete semanas en la lista de los lesionados con problemas de tendinitis en el hombro derecho.

Aunque quedó tres veces segundo en la lucha por el premio Cy Young nunca lo consiguió, aunque su grandes éxitos estuvieron en la competición de la fase final.

Nadie cuestiona que tiene ya asegurado un puesto en el Salón de la Fama después de haber conseguido marca de 74 triunfos desde la temporada del 2001 al 2004 con un porcentaje ganador de .725 y alcanzó la marca de 1.006 ponches, segundo en la clasificación y fue cuarto con 17 partidos completos.

Schilling se quedó con 2.23 de promedio de efectividad en la fase final del campeonato para superar a la de 2.59 que había logrado Orel Hershiser, con los Dodgers de Los Ángeles después de haber lanzado como mínimo en 15 salidas de abridor.

El último partido de su carrera fue en la Serie Mundial del 2007 cuando lanzó el segundo juego ante los Rockies de Colorado para que los Medias Rojas lo ganasen por 2-1.

Los Medias Rojas barrieron la serie y Schilling completó cinco entradas con un tercio para permitir cuatro imparables y una carrera antes de dejar la pelota al relevista japonés Hideki Okajima.

Un fuerte crítico del consumo de esteroides y substancias prohibidas en el béisbol testificó ante el Congreso en el 2005 sobre el dopaje en las Grandes Ligas y en un programa de televisión dijo que la negativa de Barry Bonds y Mark McGwire de hablar claro sobre las especulaciones de su posible dopaje los hacían ver culpables.

Tambien tuvo palabras de crítica para el jardinero dominicano Manny Ramírez, que fue su compañero desde que llegó a los Medias Rojas, por la manera como cambiaba constantemente de personalidad, sin que nunca se supiese la razón de sus acciones.