Wildeboer: "El 'Jaked' estropea la natación, el trabajo duro y el talento ya no son tan importantes"

MADRID, 12 (EUROPA PRESS)

El nadador español Aschwin Wildeboer se mostró contrario a los nuevos bañadores, que están provocando un aluvión de records mundiales y que, en su opinión, reducen la importancia "del trabajo duro y el talento natural", advirtiendo que todo ello hará que el podio en los Mundiales de Roma sea mucho más difícil.

"En este deporte donde se tiene que trabajar duro y nacer con cierto talento, esto ya no es tan importante porque los hay ahora que sin tanto talento están haciendo marcas que estropean un poco la natación", opinó Wildeboer en los Desayunos Deportivos de Europa Press, patrocinados por Repsol, Cajastur y ADO.

Y es que el plusmarquista mundial de los 100 espalda en piscina corta cree que los 'Jaked', aún no homologados, cuentan con "un material que da una flotabilidad extra que beneficia a unos más que a otros y no a todos por igual". Además, reconoció apuntó que hay que diferenciar "cual es la mejor marca personal de un nadador y cual es la mejor con el 'Jaked' por si los quitan".

El del CN Sabadell tendrá su examen en los Mundiales de Roma, donde acudirá "pensando directamente en la final" de los 100 espalda tras haber conseguido entrar en la olímpica "que es más difícil que la de un Mundial", recordó.

De todos modos, Wildeboer avisa de que habrá un "mínimo de cinco nadadores por debajo del récord mundial". "Será una final muy dura. Estarán los australianos, los americanos y los que naden con los extraordinarios bañadores, por lo que para estar en podio habrá que nadar bastante por debajo del récord del mundo actual", señaló.

En este sentido, el español recordó que la natación "no es matemática" en relación a los malos resultados cosechados en los Juegos de Pekín en comparación con la actualidad donde él, Rafa Muñoz y Mireia Belmonte son plusmarquistas mundiales, y se mostró esperanzado de que en Londres 2012 las cosas "saldrán bien".

"Nuestro deporte no es matemática y las cosas no siempre salen como uno esperaba o deseaba. Para muchos de los que estuvimos en Pekín eran los primeros Juegos y es muy difícil cumplir tus expectativas, porque es algo que te impacta y deja huella", señaló.

Por ello, el catalán asegura estar "convencido de que para los que repitan" dentro de tres años en Londres "las cosas les saldrán mucho mejor". "Es como a mí, que en Atenas fue un desastre y en Pekín fui finalista. Todos tendrán más experiencia y la cosas saldrán bien", advirtió.

ENTRENAR FUERA PARA ESTAR "RODEADO DE NIVEL".

El plusmarquista mundial es uno de los nadadores españoles que ha optado por entrenar fuera de España, concretamente en Copenhague, con el objetivo de "estar rodeado de otros deportistas de tu nivel y de la elite".

"No es que en España no haya medios sino que hasta ahora no hemos tenido una línea constante de resultados a nivel internacional y de repente los hay y se debe evitar que se quede sólo. Lo que tenemos que conseguir es trabajar para que esto no ocurra y nos podamos quedar aquí. Tomé la decisión un poco por decisión familiar, pero me gustaría poder volver", comentó.

Wildeboer confesó que, por "malas experiencias y una mala racha", estuvo cerca de seguir los pasos de su hermano Olaf, que nada por Holanda, pero que posteriormente, "con calma", vio que era "una estupidez". También pensó en la retirada en 2006 tras llevarse "una decepción deportiva" y mantener "una relación no especialmente buena" con la federación, pero también dio marcha atrás. "Tarde o temprano el trabajo duro merece la pena y se ve recompensado", añadió.

Finalmente, el catalán tuvo palabras para Michael Phelps y su dieta de 12.000 calorías diarias. "Creo que tiene un metabolismo diferente y quema más calorías. Yo no tomo esa cantidad, pero sí que es cierto que como muchísimo", sentenció con una sonrisa.