(Ampl.) Denis Menchov da un golpe de mano en la 'crono' y se sitúa en la senda de Pavel Tonkov

El ruso y Leipheimer fueron los mejores en una crono complicada y Sastre cumplió, quedándose a poco más de dos minutos

RIOMMAGIORE (ITALIA), 21 (EUROPA PRESS)

El ciclista ruso Denis Menchov (Rabobank) dio un golpe de mano en la edición Centenaria del Giro de Italia al enfundarse la 'maglia rosa' tras imponerse en la duodécima etapa, una contrarreloj de 60,6 kilómetros entre Sesti Levante y Riomaggiore.

El doble ganador de la Vuelta (2005 y 2007) dejó claro la semana pasada con su victoria en Alpe di Siusi que no venía de 'paseo' a la primera 'grande' sino para intentar optar a la victoria. Si el miércoles pasado dio un aviso, hoy lo confirmó con una sólida victoria en una de sus especialidades.

El ruso se adaptó perfectamente al exigente recorrido que habían diseñado los organizadores y firmó una extraordinaria 'crono' donde sólo tuvo un rival, el estadounidense Levi Leipheimer (Astana), que también recuperó algo de terreno sobre el italiano Danilo Di Luca (LPR), la gran amenaza de la 'Armada' transalpina.

Así, el del Rabobank volvió a situar a su país en primera línea en el Giro, una carrera que hace 13 años ganó su compatriota Pavel Tonkov, donde uno de sus rivales fue el español Abraham Olano, y al que ahora espera emular Menchov.

Éste dominó de principio a fin la contrarreloj y ya en el penúltimo paso cronometrado, cuando la carretera 'picaba' hacia arriba había arrebatado la 'maglia rosa' al de Abruzzo y sólo tenía la oposición del actual bronce olímpico.

Pero el jefe de filas del Rabobank no se relajó, aunque en el descenso hacia la meta Di Luca arriesgó en busca de arañar segundos, y su valentía tuvo premio pues apenas cedió cinco segundos en ese tramo final.

El ciclista ruso acabó con un tiempo de 1:34:29, aventajando en 20 segundos a Leipheimer y poco más de un minuto al italiano Stefano Garzelli (Acqua e Sapone).

Del resto de aspirantes, el ya ex líder fue el que mejor aguantó, sexto a 1:54, mientras que su compatriota y que situaban en las apuestas como el gran rival, Ivan Basso (Liquigas), no estuvo a la altura y cedió 2:17.

SASTRE SALVA EL DÍA.

Por su parte, el español Carlos Sastre (Cervelo) estuvo a la altura de las circunstancias, pese a lo complicado del trazado y la longitud, poco adecuada para sus características en una especialidad en la que no se encuentra cómodo.

El ganador del último Tour de Francia se quedó a 2:18 de Menchov y a 2:52 en la general, bastante distancia de todos modos, aunque aún queda toda la montaña donde habrá que ver si el abulense se muestra agresivo como en Alpe d'Huez.

De todos modos, el del Cervelo puede sacar conclusiones porque estuvo cerca de Basso y fue incluso mejor que el estadounidense Lance Armstrong (Astana), gran especialista y que fue decimotercero a 2:26. Sastre también fue mejor que el australiano Michael Rogers (Columbia-High Road), triple campeón del mundo de la modalidad.

Ahora, la general está comandada por Denis Menchov, que aventaja en 34 segundos a Di Luca y en 40 a Leipheimer, mientras que Sastre sigue en el 'top 10', quinto. La jornada no fue buena para el otro español bien clasificado, David Arroyo (Caisse d'Epargne), que perdió casi cinco minutos, aunque sigue rozando los diez primeros puestos (undécimo).

Mañana se disputará la decimotercera etapa de este Giro de Italia, que llevará al pelotón desde Lido di Camaiore hasta Florencia sobre 176 kilómetros, con previsible duelo entre Mark Cavendish (Columbia-High Road) y Alessandro Petacchi (LPR).